Contacto para Demo gratuita Contacto para
Demo gratuita
StatsBombIQ StatsBomb Data
Atrás

La historia de la Copa de Europa a través de los datos: 2013, Bayern Munich 2-1 Borussia Dortmund

By Nick Dorrington | junio 5, 2020 | Champions League

Hemos llegado al último capítulo de nuestra historia de la Copa Europa a través de los datos. Esta vez nos toca la final de 2013 entre dos equipos de la Bundesliga. Después de derrotar al Barcelona y al Real Madrid en sus respectivas semifinales, el Bayern de Múnich y el Borussia Dortmund se enfrentaron en Wembley, cada uno con la esperanza de convertirse en el primer ganador alemán en más de una década.

Esta es la sexta y última parte de la serie. Ya hemos cubierto:

- 1960: Real Madrid 7 - 3 Eintracht Frankfurt
- 1972: Ajax 2 - 0 Inter de Milán
- 1989: AC Milan 4 - 0 Steaua de Bucarest
- 1995: Ajax 1 - 0 AC Milan
- 2009: Barcelona 2 - 0 Manchester United

El Bayern era el favorito tras dominar la Bundesliga y atravesar un camino difícil al final que incluía una histórica paliza global de 7-0 sobre el Barcelona en las semifinales. El Dortmund había estado muy cerca de la eliminación contra el Málaga en los cuartos de final pero sobrevivió este encuentro antes de sorprender al Real Madrid para llegar a la final.

Sólo un puñado de mala suerte impidió que el Bayern derrotara al Chelsea en la final de 2012, y buscaba enmendar la situación y dar un regalo de despedida a su entrenador Jupp Heynckes antes de su retiro.

Un nuevo estilo con resultados antiguos

Justo cuando parecía que la lucha estilística entre la posesión paciente y la defensa en bloque bajo se había establecido, llegaron los alemanes para cambiar el panorama. De repente, la atención del mundo del fútbol se centró en la Bundesliga. El gegenpressing entró firmemente en el lexicón de nuestro deporte y se habló mucho de la importancia de las fases de transición.

El enfrentamiento de dos equipos alemanes produjo un encuentro de alto ritmo que en cuanto a estilo y producción estaba mucho más cerca de la final de 1960 que cualquiera de los otras finales que hemos cubierto en esta serie. Hubo muchos menos tiros, pero sólo esa final de 1960 tuvo una suma de Goles Esperados (xG) más alta que la de 2013.

Asimismo, el ritmo del partido tenía mucho en común con el frenético juego de ida y vuelta que vimos en esa final de 1960. La velocidad media de los ataques fue la más rápida de todas las finales que hemos cubierto, más rápida aún que la de 1960. El Dortmund fue especialmente veloz de avanzar tras ganar la posesión. La velocidad media de los ataques de los equipos de la Champions League de 2018-19 fue de 2.53 metros por segundo; en este partido, el Dortmund atacó a un ritmo de 4.61 metros por segundo.

Sin embargo, esto no produjo una serie de tiros particularmente peligrosos. El equipo de Jurgen Klopp empezó con buen pie, realizando seis tiros antes de que el Bayern hubiera hecho uno, y acumuló un total de 12 durante el transcurso de los 90 minutos. No obstante, incluso con Robert Lewandowski, autor de los cuatro goles de la paliza que el Dortmund propinó al Real Madrid en la ida de su semifinal y con su habitual uso impecable de su cuerpo para proteger el balón y avanzar, y un efervescente Marco Reus entre sus titulares, no sólo hacen cinco tiros menos que el Bayern, sino que la calidad media de los mismos fue también muy inferior a la de sus oponentes.

Bayern usaba mucho más los centros como manera de entrar al área, pero había muy poca grasa para cortar en su mapa de tiros.

Quitar el penalti del Dortmund (convertido por İlkay Gündoğan) y el equipo de Klopp creó menos de un gol esperado. El Bayern tuvo que esperar hasta el minuto 89, cuando Arjen Robben se coló entre dos defensas y remató de forma impecable para disfrutar finalmente del éxito en una gran final continental tras dos intentos fallidos en la Champions con el Bayern y una derrota en la final de la Copa Mundial con Holanda, para marcar el gol de la victoria, pero fue claramente merecido. Robben y Thomas Müller habían participado en gran parte de su mejor juego.

El alto ritmo con el que los dos equipos atacaron les hizo regalar la posesión al otro con cierta frecuencia. Incluso las posesiones más pacientes del Bayern solían resultar en un balón largo de uno de sus centrales.

El porcentaje de acierto en el pase de un 71% fue el más bajo de todas las finales desde 1960, casi cuatro puntos porcentuales menos que el siguiente más bajo. El índice del 65% del Dortmund representó la primera vez desde 1960 que un equipo bajó del 70%.

No sólo se destacó en comparación con las otras finales de esta serie, sino también en el contexto de las finales contemporáneas. En acierto en el pase fue el más bajo de todas las finales disputadas en la década de 2010.

YearResultPassing Percentage
2011Barcelona 3-1 Manchester United84.87%
2015Barcelona 3-1 Juventus83.08%
2018Real Madrid 3-1 Liverpool82.96%
2017Real Madrid 4-1 Juventus82.93%
2016Real Madrid 1-1 Atlético Madrid81.56%
2012Chelsea 1-1 Bayern Munich80.74%
2010Inter Milan 2-0 Bayern Munich79.42%
2014Real Madrid 4-1 Atlético Madrid73.78%
2019Liverpool 2-0 Tottenham Hotspur73.25%
2013Bayern Munich 2-1 Borussia Dortmund70.85%

Allí esta la cosa. Este partido y planteamiento de los dos equipos no comenzó una revolución ni anunció una nueva era de dominio alemán. Su selección ganó el Mundial del año siguiente, pero lo hizo con un estilo de juego más dependiente de la posesión. En el ámbito de los clubes, España volvió con fuerza. El Barcelona y el Real Madrid levantaron el trofeo en cada una de las cinco temporadas siguientes, cuatro veces en el caso del Madrid. Alemania todavía no ha proporcionado otro finalista.

Tal es la amplia disponibilidad de video en la era moderna que incluso antes de que el Bayern y el Dortmund saltaran al campo en Wembley, sus ideas ya habían sido analizadas e incorporadas. No disfrutaban de mismo tipo de ventaja extendida que un estilo de juego novedoso proporcionaba al Inter de Milán en los años sesenta o al Ajax en los setenta por ejemplo.

Los totales de las contrapresiones y las contrapresiones en los respectivos últimos tercios en este partido se situaron en o por debajo de la media de esas métricas durante la Champions de la temporada pasada. Lo que una vez fue único se convirtió rápidamente en algo común.

La llegada de Pep Guardiola al Bayern en el verano de 2013 y algunas de sus innovaciones, incluyendo el uso de los laterales en posiciones interiores, también dieron ejemplos de cómo los equipos que utilizaba mucho la posesión podían intentar protegerse mejor contra las transiciones rápidas. Sume todo eso y este final casi se siente como un fallo del sistema que fue rápidamente resuelto.

Los saques de esquina del Bayern

Este Bayern fue una verdadera fuerza en las acciones a balón parado. Dos de los goles en su victoria sobre el Barcelona en semifinales habían llegado de esas situaciones, y en la final generaron numerosas ocasiones a través de los saques de esquina. Siete tiros desde ocho saques de esquina... casi un gol esperado.

Había un par de movimientos interesantes pero poco como las rutinas más avanzadas que vemos hoy en día. Sin embargo, en Müller, Mario Mandzukic y Javi Martínez, el Bayern tenía tres jugadores muy capaces de ganar los duelos individuales dentro del área.

------------------------

Esperamos que hayáis disfrutado de esta serie. Además de la publicación a principios de esta semana de los datos de los ‘Invincibles’, el mítico Arsenal de 2003-04, también hemos puesto a disposición del público los datos de las últimas 20 finales de la Champions.

Si queréis investigar la historia reciente de la competición, todos los detalles para acceder a los datos se pueden encontrar aquí: https://statsbomb.com/es/academia/

Aquí está una introducción al uso de StatsBomb Data con R: https://statsbomb.com/es/2020/03/introduccion-al-uso-de-statsbomb-data-con-r/

Y algunos más ejemplos de uso: https://statsbomb.com/es/2020/04/ejemplos-de-uso-de-statsbomb-data-con-r/

Article by Nick Dorrington