Contacto para Demo gratuita Contacto para
Demo gratuita
StatsBombIQ StatsBomb Data
Atrás

Real Madrid 2020-21, previa de la temporada

By Nick Dorrington | septiembre 2, 2020 | La Liga

Real Madrid ganó La Liga 2019-20 con una secuencia de diez victorias y un empate después del parón que fue suficiente para sobrepasar al Barcelona en la clasificación y conseguir su primer título desde 2016-17. Zinedine Zidane añadió otra medalla a su colección en su primera temporada completa al mando después de su vuelta al equipo en marzo de 2019.

La solidez defensiva fue la clave de la conquista. En ataque, Madrid tuvo números similares a los de la 2018-19, con 59 goles (sin contar penaltis) de 56.18 goles esperados (xG). En defensa, mejoró muchísimo, de 40 goles recibidos (sin contar penalties) de 42.59 xG en la 2018-19 a 23 de 27.20 en la 2019-20.

En total, incluyendo los penaltis, el Madrid recibió solo 25 goles, el mejor registro de la división y por partido, su mejor cifra desde 1964-65.

¿Qué cambió de una temporada a la otra?

En la 2019-20, el Madrid defendió de manera menos agresiva, formando un bloque seguro e intentando romper las cadenas de pases de sus rivales con menos frecuencia. Se hizo más sólido en fases de transición, recibiendo menos tiros tanto en situaciones de contraataque como en las con solo el portero entre el rematador y la portería. En total, recibió menos tiros de una calidad mucho más baja que en la 2018-19, en parte porque sus rivales realizaron sus tiros desde más lejos de la portería que antes. Había señales de estos cambios en los 11 partidos que Zidane dirigió en la recta final de la 2018-19, pero tomaron su forma final en la 2019-20.

Se pueden ver los efectos de este planteamiento un poco más pasivo en la cantidad de acciones defensivas realizadas por los centrocampistas del Madrid. Tanto Casemiro como Federico Valverde (cuyos minutos subieron mucho de 700 en la temporada anterior a 2051 en la 2019-20) como Luka Modric como Toni Kroos hicieron menos entradas, interceptaciones y acciones de presión, todas ajustadas en función de la posesión, respeto a la temporada anterior.

Asimismo, ayudó que Thibaut Courtois produjo su mejor temporada entre palos desde su llegada del Chelsea en 2018.

El Madrid necesitaba una defensa fuerte porque su ritmo de goles no llegó ni cerca a lo del Barcelona ni a sus propias cifras históricas. Marcó más de 100 goles en cada una de ocho temporadas consecutivas entre 2009-10 y 2016-17, y luego 94 en la 2017-18. Eso bajó a 63 en la 2018-19, antes de la cifra de 70 que consiguió la temporada pasada (aunque con 11 penaltis marcados, más que cualquier otro equipo). Eso fue suficiente para tener el segundo mejor ataque de La Liga, pero queda claro que ese extremo del campo es el más mejorable de cara a la nueva temporada.

Karim Benzema se hizo cargo de casi todo en la finalización de los ataques. El francés fue el goleador del equipo con 16 goles, sin contar penaltis, y también aportó más asistencias (8) que cualquier compañero. Por cada 90 minutos, lideró el equipo en tiros, xG y xG asistido. Asimismo, sus movimientos para combinar con las laterales crearon una conexión muy importante en el juego del equipo. Fue una temporada muy impresionante. Zidane no disponía de un reemplazo con las mismas características y por eso, ningún jugador disputó más minutos que Benzema.

Dice mucho de la escasa producción de cara al gol del resto de los atacantes que Sergio Ramos, Casemiro y Kroos marcaron más goles que Vinícius Junior, el segundo atacante más goleadora con tres. Luka Jović nunca terminó a convencer a Zidane, disputando solo 490 minutos después de su llegada del Eintracht Frankfurt, y parece estar en la rampa de salida. Eden Hazard, el fichaje estrella, perdió más partidos que disputó debido a una serie de lesiones, y ofreció producción más aceptable que brillante en su tiempo en el campo.

Vinícius sigue siendo un jugador que divide la opinión. De hecho, se ha convertido en un objeto de bromas en algunos lados por su falta de frialdad dentro del área. Sin embargo, en una situación difícil, con la ausencia de Hazard y otros produciendo una falta de desequilibrio en el último tercio, Vinícius aportó mucha velocidad y perseverancia. En La Liga, solo Lionel Messi intentó más regates que él y ningún jugador condujo al balón al área con más frecuencia. Tiene sus debilidades y siempre hay rumores que no está realmente al gusto de Zidane, pero con solo 20 años de edad, hizo lo que tuvo que hacer para ayudar a su equipo. Todavía tiene espacio para mejorar.

El Madrid tuvo uno de los mapas de tiros más asimétricos en las cinco grandes ligas de Europa, con poca producción desde su lado derecho, el opuesto de Hazard y Vinícius. Había una inclinación similar en la 2018-19, pero no fue tan pronunciada.

Entre los relativamente escasos minutos de Bale y la ausencia de Marco Asensio por lesión durante la mayor parte de la campaña, el Madrid no dispuso de un rematador natural desde la derecha. Asimismo, creó menos oportunidades con pases desde la derecha que la izquierda, aunque las cifras estuvieron más igualadas en este caso.

Es este lado del campo que podría producir los cambios más grandes en el equipo esta temporada, con un Asensio en buenas condiciones físicas y la vuelta de Martin Ødegaard después de una buena temporada como cedido en la Real Sociedad.

Ødegaard no fue lo mismo después del parón, pero antes parecía un jugador muy bueno, con habilidades que podrían ser muy útiles en el Madrid si Zidane puede crear un contexto adecuado. Un jugador muy vertical y directo, se demostró capaz de avanzar el balón tanto al último tercio como al área de penalti desde el interior derecho de un 4-3-3.

Asimismo, es hábil en el regate y capaz de ganar metros con sus conducciones posteriores.

No es un reemplazo directo de Modric, que entra esta temporada el año final de su contrato. Aporta menos defensivamente y por eso necesita un mediocampo más robusto a su lado. Puede ser que a veces Zidane lo utilice como extremo que parte desde el flanco para participar por dentro, especialmente en los partidos claves. Sin embargo, talento tiene, y si el Madrid puede aprovechar de sus puntos fuertes, podría ser un jugador determinante.

Todavía queda mucho tiempo en el mercado de fichajes pero parece que el Madrid no va a hacer muchos movimientos. Va a vender jugadores periféricos y encontrar sitios para algunos de sus jóvenes, pero a pesar de que existen algunas posiciones que quizás necesitan refuerzos, como un relevo para Benzema, es difícil ver un Madrid con más de dos o tres caras nuevas.

Con el Barcelona en alguna especie de caos, el equipo de Zidane empieza la temporada como favorito para ganar La Liga. Es poco probable que se pueda depender tanto en su solidez defensiva esta vez, pero tiene las piezas para mejorar su producción ofensiva y así convertirse en mejor equipo y ganador de un segundo título consecutivo.

Article by Nick Dorrington