Contacto para Demo gratuita Contacto para
Demo gratuita
StatsBombIQ StatsBomb Data
Atrás

La Liga 2021-22, previa de la temporada: Alavés, Athletic, Atlético, Barcelona y Cádiz

By Nick Dorrington | agosto 3, 2021 | La Liga

En la primera parte de nuestra previa de la temporada 2021-22 de La Liga echamos un ojo al Alavés, al Athletic Club, al Atlético Madrid, al Barcelona y al Cádiz. Podéis ver aquí una lista de todas las previas publicadas hasta ahora.

Alavés

Al final de una 2020-21 muy difícil, Alavés consiguió su permanencia en Primera División, algo que parecía improbable antes de que Javi Calleja se convirtiera en su tercer entrenador de la temporada a principios de abril. Cuando tomó las riendas, el Alavés fue colista, a tres puntos de la salvación, con 23 puntos de 29 partidos y la segunda peor diferencia de goles esperados (xG) de la división. Nueve partidos y 15 puntos más tarde, se salvaba.

Calleja no solo mejoró los resultados sino también la calidad de las actuaciones. Antes de su llegada, el Alavés promediaba una diferencia negativa de goles esperados de -0.50 por partido. Después, promedió una diferencia positiva de 0.25 por partido. Mejoró tanto en ataque como en defensa.

¿Cómo?

Calleja hizo una serie de cambios para tomar más control de los partidos. El equipo comenzó a defender más cerca de su propia portería y presionar de forma más selectiva, así reduciendo la cantidad de tiros que concedió en fases de transición y como consecuencia, la calidad media de las ocasiones concedidas. Asimismo, aumentó su cuota de posesión, de un 42% antes de Calleja a un 46% con él en el banquillo.

El Alavés también consiguió mejorar tanto la cantidad como la calidad de sus tiros, en gran parte porque comenzó a sacar mucho más provecho de las acciones a balón parado, aumentando tanto en cifras globales como por cada acción la cantidad de tiros, goles y goles esperados que creó en estas jugadas.

La muestra es pequeña y aunque existen equipos que suelen crear una buena cantidad de ocasiones en las acciones a balón parado, en general la producción en estas acciones fluctúa a medida que otros equipos empiezan a adaptar a las rutinas, necesitando la creación de otras. Puede que Calleja y su equipo no pueda depender tanto en estas acciones en la 2021-22.

Junto al Cádiz, el Alavés fue el equipo más viejo de La Liga en una base ponderada de minutos, con una edad media de 29.1 años, algo que los fichajes hasta ahora, todos agentes libres o cesiones, ayudarán a cambiar. Cinco de los seis nuevas incorporaciones tienen 23 años o menos de edad, incluyendo Iván Martín que ya estuvo bajo las órdenes de Calleja en las categorías inferiores del Villarreal y que llega como cedido del submarino amarillo.

La gran incógnita es el futuro de Joselu, el máximo goleador del equipo en la 2020-21 con 11 tantos, que llega al fin de su contrato en junio 2022 y tiene pretendientes.

Athletic Club

La 2020-21 fue una temporada bastante rara para el Athletic Club. Fue algo normal que terminó la campaña en el puesto décimo de La Liga, pero también jugó y perdió dos finales de la Copa del Rey y hizo de cambio de entrenador en plena temporada, algo muy inusual para el club.

La decisión de destituir a Gaizka Garitano y contratar a Marcelino García Toral como reemplazo a principios de enero casi no tiene impacto. Los números de los dos entrenadores, tanto reales como subyacentes, fueron casi iguales.

EntrenadorPuntos por partidoDiferencia de goles por partidoDiferencia de xG por partido
Gaizka Garitano1.2400.25
Marcelino1.190.190.22

Lo que sí cambió fue el estilo de juego del equipo. Marcelino siempre ha sido un entrenador que prioriza la formación de un bloque defensivo sólido. Con él en el banquillo, el Athletic defendió más cerca de su propia portería y con menos agresividad que bajo el mando de Garitano. Los equipos de Marcelino siempre han forzado sus oponentes a realizar tiros de baja calidad y aunque el número de tiros concedidos aumentó, desde su llegada hasta el fin de la temporada, el Athletic concedió los tiros de peor calidad de La Liga.

La línea defensiva más baja también ayudó a crear más espacio para atacar y el Athletic comenzó a crear más ocasiones en fases de transición. La calidad media de sus tiros aumentó de un 0.09 goles esperados (xG) por tiro a un 0.11, la sexta cifra más alta de La Liga.

Los números individuales de casi todos los delanteros mejoraron, sobre todo los de Álex Berenguer e Iñaki Williams.

No ha habido ni altas ni bajas significativas en el mercado hasta ahora y es probable que Athletic empiece la nueva temporada con más o menos la misma plantilla, aunque con jugadores jóvenes como Nico Serrano o Nico Williams, hermano menor de Iñaki, compitiendo por minutos.

Marcelino ya ha introducido algunos de los elementos claves de su planteamiento y con una pretemporada completa para trabajar con el grupo y afinar los detalles, es de esperar que el Athletic sea un equipo más competitivo en la 2021-22.

Atlético Madrid

El Atlético Madrid es el vigente campeón de La Liga tras ganar el segundo título de liga de la época de Diego Simeone la temporada pasada. Realmente ganó el trofeo en la primera vuelta, acumulando 50 puntos de 16 victorias, dos empates y una sola derrota. Aún con algunos vaivenes en la segunda mitad de la temporada, tuvo una ventaja lo suficientemente grande como para aguantar la presión de sus rivales y conseguir el título.

¿Este Atlético puede repetir el triunfo en la 2021-22?

Será difícil. El equipo del cholo rindió muy por encima de sus números esperados la temporada pasada, terminando la campaña con una diferencia de goles (sin contar penaltis) de 39 en comparación con una diferencia de goles esperados (xG; también sin contar penaltis) de 17.36. Ningún equipo rindió más por encima de sus números subyacentes.

Si en momentos de la temporada parecía que todo lo que remataba Marcos Llorente terminaba en gol, era porque en cierto modo era así.

Los números subyacentes del Atlético fueron muy similares a los de la 2019-20 pero en la 2020-21 convirtió más de sus ocasiones en gol y también disfrutó de una temporada fantástica de Jan Oblak bajo palos. Siempre ha sido un portero que rinde por encima de sus números esperados pero lo hizo de manera sobresaliente, evitando nueve goles más que razonablemente puede esperarse de un portero medio dada la calidad de los tiros a los que se enfrentó.

Es posible construir un argumento que los números subyacentes del Atlético no reflejaron toda la realidad de su temporada, sobre todo su dominación de la primera hora de sus partidos, donde marcó un 80% de los goles y generó ventajas en el marcador que ayudó a producir 21 de sus 26 victorias. Rara vez tenía la necesidad de remontar los partidos. Aún así, si juega a un nivel similar en la 2021-22 es improbable que gane la misma cantidad de puntos.

Los colchoneros siguen buscando un nueve para dar descanso a Luis Suárez, que marcó 18 goles (sin contar penaltis) en su primera temporada en el club, pero ya han completado uno de los fichajes más interesantes de la pretemporada, pagando 35 millones de euros al Udinese para hacerse con los servicios de Rodrigo de Paul, un jugador divertidísimo de ver que tendrá que añadir más producción defensiva a su juego bajo las ordenes de Simeone.

Barcelona

La temporada 2020-21 del Barcelona se puede dividir en tres partes:

  • El tramo inicial en el que defendió de forma muy pasiva y tuvo problemas en conseguir los resultados esperados. Obtuvo solo 1.62 puntos por partido en sus primeros 13 partidos
  • El segundo tramo en el que comenzó de defender de forma más proactiva, Pedri comenzó a sumar más minutos como titular y Ronald Koeman comenzó a utilizar más a menudo el clásico 4-3-3 del club. Tanto los resultados como los números subyacentes mejoraron. El Barça obtuvo 2.75 puntos por partido en sus próximos 16 partidos, una secuencia de resultados que se metió en la carrera por el título
  • El tramo final en el que tuvo problemas en mantener el ritmo del tramo anterior y sacó mucho menos provecho de las fases de transición para crear ocasiones de buena calidad. Obtuvo solo 1.56 puntos por partido en estos últimos nueve partidos de la campaña y terminó la temporada en el tercer puesto, siete puntos por detrás del Atlético Madrid campeón de La Liga

El gráfico utiliza una media móvil de 10 partidos. Verde = diferencia de goles; morada = diferencia de goles esperados (xG).

Fue una temporada de altibajos, pero en suma el Barça tuvo tanto la mejor diferencia de goles como la mejor diferencia de goles esperados (xG) de La Liga. Asimismo, ganó la Copa del Rey. Parece que su nivel ha bajado respecto a los de los otros equipos grandes de Europa, pero a nivel domestico sigue siendo uno de los favoritos para ganar La Liga.

O quizás no. El trabajo principal del club este verano ha sido el malabarismo de su masa salarial para poder cumplir con los requisitos del fair play financiero de La Liga y renovar a Lionel Messi, algo que al parecer no ha funcionado. Si realmente comenzará la temporada sin Messi, sin duda será un equipo mucho menos potente.

El modelo de possession value de StatsBomb, llamado On-Ball Value (OBV), está a punto de ser lanzado y hemos tenido la oportunidad de ver los números de la temporada pasada. Messi no fue solo el jugador de La Liga que agregó más valor con sus acciones relacionadas al balón sino que entre las cinco grandes ligas europeas, ningún otro jugador agregó más valor que el +0.78 diferencia de goles por cada 90 minutos en el campo que el modelo asignó a Messi.

En cuanto a altas, el club ha fichado a Eric García, Memphis Depay y Sergio Agüero a coste cero (al menos en cuanto a la cuota de transferencia). Hay incógnitas sobre el nivel y encaje de todos ellos: García parece débil en el juego aéreo; a sus 33 años, Agüero acumuló números menos impresionantes que su producción habitual en el Manchester City la temporada pasada; y aunque los números hablan de la versatilidad de Depay como delantero, es otro jugador que prefiere el balón al pie más que al espacio. Queda por ver cómo funcionan.

El club también ha repatriado el lateral derecho Emerson Royal tras dos temporadas de cesión en el Betis.

Cádiz

El Cádiz realizó una buena temporada en su vuelta a la máxima categoría después de 14 años, finalizando la campaña en la duodécima posición, con 10 puntos de margen respecto a la zona de descenso.

El conjunto gaditano defendió más cerca de su propia portería que cualquier otro equipo de la división y atacó de manera directa y rápida con muchos balones largos y centros al área. Ningún portero de La Liga ejecutó pases más largos que los de Jeremías Ledesma, de 61.25 metros en promedio.

Rojo = completado; Amarillo = fallido

Ese planteamiento sirvió para cumplir de sobra el objetivo de la permanencia pero es probable que el equipo de Álvaro Cervera tenga que mejorar en la 2021-22 para mantenerse otra vez en la élite del fútbol español. Tuvo tanto la tercera peor diferencia de goles como la segunda peor diferencia de goles esperados (xG) de La Liga en la 2020-21.

El Cádiz ha apostado por el mercado sudamericano para reforzar su plantilla de cara a la nueva temporada. Ledesma ha firmado de forma permanente después de su cesión del Rosario Central y el club también ha fichado al carrilero paraguayo Santiago Arzamendia del Cerro Porteño y al centrocampista chileno Tomás Alarcón del O’Higgins.

Alarcón es seguro con el balón y activo en tareas defensivas, mientras que Arzamendia, titular en la selección de Eduardo Berizzo, es un lateral agresivo en ambos lados del balón, de mucho recorrido y buen golpeo. Realizó casi dos tiros por cada 90 minutos en el campo en la primera parte de la temporada 2021 de la liga paraguaya. De hecho, puede que a veces juegue como extremo por delante de Alfonso Espino.

Parece que a sus 35 años, Álvaro Negredo seguirá como la principal arma ofensiva del equipo después de aportar ocho goles y tres asistencias la temporada pasada, aunque el club sigue buscando otra incorporación para la delantera en las últimas semanas del mercado.

Un dato un poco arbitrario para terminar: el Cádiz fue el equipo menos ambidiestro de La Liga en la 2020-21, con un 74.56% de sus pases completados con el pie derecho.

Article by Nick Dorrington