Contacto para Demo gratuita Contacto para
Demo gratuita
StatsBombIQ StatsBomb Data
Atrás

Previa de la final de la Copa Libertadores 2021: Flamengo vs. Palmeiras

By Nick Dorrington | noviembre 25, 2021 | Sudamerica

El Flamengo y el Palmeiras son los dos últimos ganadores de la Copa Libertadores y uno de ellos volverá a levantar el trofeo cuando se enfrenten en la final de la edición de 2021 en Montevideo el sábado. Es la segunda final consecutiva entre dos equipos brasileños, en este caso entre dos que provienen de los dos principales ciudades del país: Rio de Janeiro y São Paulo.

Es probable que ambos equipos terminen la temporada de la Serie A entre los tres primeros de la clasificación, aunque sólo el Flamengo aún tiene la oportunidad de luchar con el Atlético Mineiro por el título, y aunque el Flamengo ha sido el mejor equipo según tanto los resultados como los números subyacentes, la diferencia no es tan grande como para pensar que el resultado de la final ya está cantado.

El Flamengo es un equipo que apuesta por el balón, construyendo juego desde atrás con pases cortos y dominando la posesión en sus partidos. En promedio, tiene un 60% del balón, cuatro puntos porcentuales más que cualquier otro equipo. La cifra del Palmeiras es mucho más cerca de un 50% y es un equipo más directo, con una longitud media de pase que figura entre las más largas de la liga.

Esta diferencia queda evidente cuando echamos un ojo a las zonas del campo desde las que los dos equipos generan más peligro. Con la ayuda de nuestro nuevo modelo On-Ball Value (en adelante, OBV), un modelo que mide el cambio en la probabilidad de un equipo de marcar/conceder como resultado de una acción dada, podemos visualizar los sectores del campo desde las que los dos equipos generan más valor respecto a la media de la liga.

El Flamengo es mucho más activo en las zonas centrales, sobre todo en los pasillos interiores del último tercio donde crea la mayoría de sus ocasiones. Desde la izquierda, los pases incisivos de Giorgian de Arrascaeta y las conducciones directas de Michael son las acciones que agregan más valor; desde la derecha, los pases del delantero centro Gabriel Barbosa.

Barbosa, que marcó el doblete en los dramáticos momentos finales de la final de 2019 contra el River Plate que le dio la Libertadores al Flamengo, juega como el único delantero centro en el esquema de Renato Gaucho y es el máximo goleador del equipo en la Libertadores con 10 tantos. Sin embargo, no es su única amenaza goleadora. El Flamengo tiene los mejores números atacantes de la Serie A tanto reales como subyacentes, además de haber marcado una media de 2.75 goles por partido en la Libertadores, y Bruno Henrique y Michael también han marcado más de 10 goles de liga.

En cuanto a la tarea de hacer llegar el balón al ataque, es Filipe Luís que sobresale. El ex-lateral del Atlético Madrid es mucho más activo en zonas interiores que la gran mayoría de los laterales de la Serie A y lidera tanto su equipo como la liga en incursiones en el último tercio (mediante pases o conducciones), distancia avanzada en campo contrario y con las acciones directamente relacionadas a los tiros eliminadas del cálculo, OBV. Aún a sus 36 años, tiene un papel muy importante en el equipo.

En lo que se refiere al avance del balón, hay una balanza más igualada entre los dos lados del campo en el Palmeiras, con los pases y las conducciones de Dudu desde la banda izquierda acoplados con las subidas del lateral Marcos Rocha, o su suplente Gabriel Menino, por la derecha. Más atrás, Luan figura entre los centrales de la Serie A que más valor agregan con sus pases según OBV.

Sin embargo, es desde la derecha que el equipo de Abel Ferreira crea la mayoría de sus ocasiones. El cuadro de rojo oscuro dentro del área en el gráfico de arriba de OBV representa las aportaciones de Rocha, el delantero Rony y el mediapunta o extremo Gustavo Scarpa.

Scarpa es el jugador del Palmeiras que más tiros ha realizado y más ocasiones ha creado (ambos por cada 90 minutos en el campo) en la liga brasileña esta temporada y ha sumado tres goles (sin contar penaltis) y 11 asistencias. Asimismo, ha acumulado la cifra más alta de OBV por 90 entre todos los jugadores de la Serie A que han disputado al menos 900 minutos. Sin embargo, no ha jugado tanto en la Libertadores y es probable que empiece la final desde el banquillo.

Con la baja probable de Luiz Adriano, lesionado, es probable que Rony sea el elegido para ocupar el puesto de delantero centro en una formación que podría variar entre un 4-2-3-1 y un 3-4-2-1 en línea con el posicionamiento de Felipe Melo, aún jugando a sus 38 años. En liga, Rony ha jugado más en banda que la temporada pasada, lo que ha supuesto una bajada consecuente en su producción de tiros y goles, pero es el máximo goleador del equipo en la Libertadores con seis goles, 0.78 por cada 90 minutos en el campo.

En defensa, siguen las diferencias entre los equipos. El Flamengo no sólo defiende más lejos de su portería que cualquier otro equipo de la Serie A sino también figura entre los equipos más agresivos a la hora de intentar recuperar el balón, sobre todo tras pérdida.

En cambio, el Palmeiras defiende más cerca de su portería que la media de la liga y es claramente menos activo en campo contrario.

Dicho esto, ambos equipos parecen igualmente eficientes cuando se trata de convertir las recuperaciones de balón en ocasiones de gol. Ambos figuran entre los equipos que más tiros realizan y más goles marcan en los 20 segundos posteriores a una recuperación.

El Flamengo y el Palmeiras ya se han enfrentado dos veces en la liga brasileña este año, y el ganador en ambas ocasiones ha sido el Flamengo. Dominó en una victoria por 1-0 en casa en el primer partido de la temporada y otra vez, por 3-1, en el estadio del Palmeiras hace dos meses en un encuentro que fue más igualado en cuanto a la cantidad y calidad de ocasiones.

El Flamengo es el ganador más probable de la final, pero el Palmeiras, el campeón vigente, ya ha eliminado dos equipos brasileños para llegar a este punto y hará que sea un partido competitivo.

Article by Nick Dorrington