La Liga

¿Qué futbolista de La Liga ha agregado más valor mediante sus conducciones durante la temporada 2021/2022? A través de un complejo proceso podemos ver qué jugadores de La Liga han agregado más valor a sus equipos con sus jugadas.

La 2019-20 fue una temporada de sentimientos mixtos para el Athletic Club. Llegó a la final de la Copa del Rey, un partido aún sin fecha, pero realizó una campaña discreta en La Liga, terminando la temporada en el puesto once, con números subyacentes aún peores. Una de las dificultades de analizar la temporada 2019-20 es saber cuánta importancia se debería dar al periodo después del parón. En el caso del Athletic, antes de la suspensión de La Liga tuvo números subyacentes de un equipo de media tabla. En sus 11 partidos después del reinicio, combinó los resultados de un equipo de mitad de tabla con los peores números subyacentes de la división. A lo largo de la temporada completa, tuvo la quinta peor diferencia de goles esperados (xG) de La Liga. Si incluimos el periodo después del parón parece que el Athletic podría ser un equipo en problemas esta temporada. Si lo descartamos, tenemos un club de media tabla que aún antes del parón había perdido el entusiasmo con el que empezaba la temporada, impulsado por el golazo de Aritz Aduriz que le dio los tres puntos contra el Barcelona en la primera jornada. En cualquier caso, sin el progreso en la Copa del Rey, el puesto de Gaizka Garitano habría sido mucho más inestable. Garitano tomó las riendas en diciembre de 2018, después de la etapa corta e infructuosa de Eduardo Berizzo. La primera cosa que corrigió fue la organización defensiva de un equipo que jugaba demasiado abierto. Se puede ver el cambio en esta linea de tendencia que muestra los goles esperados (verde) y goles esperados recibidos (morada) del Athletic a lo largo de las últimas dos temporadas, utilizando un media móvil de 15 partidos. La cantidad de goles esperados concedidos cayó poco después de la llegada de Garitano al banquillo, marcada por la segunda línea azul. La defensa fue claramente el punto fuerte del Athletic antes del parón. Recibió sólo 21 goles sin penaltis (24 con penaltis) en 27 partidos de un xG de 26.47. Unai Simón hizo una temporada muy buena bajo palos, lo que ayudó en convertir una defensa algo mejor que la media de La Liga en cuanto a los números subyacentes en uno de los mejores en las cifras reales. En contraste, la producción del ataque fue realmente pobre, incluso en el contexto de la competición menos anotadora entre las cinco grandes ligas de Europa. Antes del parón, el Athletic tuvo la tercera peor cifra de xG de la liga (0.83 por partido) y solo cinco equipos anotaron menos goles sin penaltis que su marca de 0.85 por partido. La calidad media de sus tiros fue la segunda peor de La Liga. Empezar arreglando la defensa es una estrategia clásica de un nuevo entrenador, pero la idea es que después de organizar mejor la zaga, se empiece a mejorar el ataque. Garitano consiguió lo primero, pero hasta ahora no ha sido capaz de conseguir lo segundo. Su equipo no tiene un estilo bien definido en ese apartado del juego. En defensa, el Athletic al menos sigue siendo un equipo que hace una presión más alta y agresiva que la media de La Liga, aunque otros equipos le han sobrepasado en ese aspecto. En ataque, el equipo vasco fue un poco más vertical que la media de La Liga en la 2019-20 pero nada realmente excepcional. No aprovechó las recuperaciones tras presión para crear ocasiones ni dispuso de otra ruta fiable al gol. Entre todos los jugadores que disputaron al menos 900 minutos de acción, solo Raúl Garcia realizó dos o más tiros por cada 90 minutos y ningún jugador generó suficiente xG para marcar ni una vez cada cinco partidos, aunque Raúl García, el goleador del equipo con ocho tantos (15 incluyendo penaltis), marcó a un ritmo de 0.24 por 90. No es que sean incapaces los jugadores. Por ejemplo, Iñaki Williams había promediado entre 2.05 y 2.35 tiros, 0.27 y 0.34 xG, y 0.21 y 0.31 goles por 90 en las dos temporadas anteriores. Acumuló solo 1.31 tiros, 0.17 xG y 0.15 goles por 90 en la 2019-20. Entre él, García, Iker Muniain y Iñigo Córdoba hay suficiente talento para tener un ataque más productivo, pero algo tiene que cambiar en el planteamiento. Queda por ver si existe la disposición por parte de Garitano a construir un equipo que mira más a la portería rival. Hay dos atacantes jóvenes que dispusieron de minutos en la 2019-20 que podrían ayudar a cambiar un poco su perspectiva. Garitano tuvo una plantilla muy estable, con un 92.20% de los minutos disputados por jugadores de la plantilla de la temporada anterior, el mayor porcentaje de toda La Liga. De los cinco nuevos integrantes (los rosados en el gráfico debajo) solo Mikel Vesga, quién volvió de un año de cesión en el Leganés, disputó más de 800 minutos. Sin embargo, Asier Villalibre y Oihan Sancet, ambos productos de Lezama, mostraron suficiente en su tiempo en el campo para creer que merecen roles más importantes esta temporada. Villalibre marcó tres goles y consiguió un nivel de producción prometedora de 2.52 tiros y 0.42 xG por 90, pero en una muestra muy pequeña y con solo 43% de sus 607 minutos como titular. Queda por ver si es capaz de mantenerla con más minutos. Sancet debutó en la primera jornada y empezó nueve partidos como titular, incluyendo cinco de los últimos ocho en el rol de mediocentro ofensivo habitualmente ocupado por Raúl García. Consiguió un gol y una asistencia pero poco más en cuanto a la producción de cara a la portería. Fue seguro con el balón y presiona bien en la fase defensiva pero a pesar de que parecía un jugador interesante, no tuvo un impacto muy concreto. Los que saben mucho de la cantera del Athletic lo ven como un jugador con el talento para convertirse en una pieza clave en el primer equipo, pero puede ser que necesite otro contexto para demostrarlo. Parece que el proceso natural de recambio en la plantilla del Athletic seguirá esta temporada. En la 2019-20, en una base ponderada de minutos, ningún equipo de La Liga disminuyó la edad media de su plantilla al mismo grado que lo hizo el equipo de Garitano. Simón (22 años de edad) relegó a Iago Herrerín (32) al banquillo. Unai López (24) aumentó sus minutos en el mediocampo al mismo tiempo que los de Beñat (33) y Mikel San José (31) se disminuyeron de manera significativa. Ander Capa (28) reemplazó a Óscar de Marcos (31), lesionado durante más de la mitad de la campaña, como lateral derecho titular. Aritz Aduriz (39) jugó menos minutos y se retiró en mayo. Beñat y San José ya han salido del club y además de Sancet y Villalibre existen otros jóvenes como Peru Nolaskoain (21), que jugó tanto de central como de centrocampista como cedido en el Deportivo La Coruña, Iñigo Vicente (21), que realizó una temporada productiva en el Mirandés, Unai Vencedor (19) o Oier Zarraga (21), entre varios otros canteranos, luchando para hacerse hueco en la plantilla. La temporada 2020-21 va a ser una un poco extraña para el Athletic. En la distancia, tiene la final de la Copa del Rey, que probablemente será disputada en abril de 2021, pero antes tiene que encontrar una manera de mejorar su rendimiento en La Liga. Lo probable es que se clasifique en media tabla. La continuidad de Garitano podría depender en si es media tabla tirando hacia arriba o hacia abajo.

Hace tres semanas presentamos On-Ball Value (en adelante, OBV), nuestro nuevo modelo que mide el valor de cada acción en una posesión. Esta semana, vamos a dar algunos ejemplos del modelo en acción, utilizando principalmente los datos de la pasada temporada de La Liga. Para tener todos los detalles del modelo hay que leer el artículo de presentación, pero de manera sencilla, OBV mide el cambio en la probabilidad de un equipo de marcar/conceder como resultado de una acción dada. Esto permite identificar las acciones más relevantes en una posesión y poder otorgar más mérito a las acciones con mayor impacto en la posesión. Para visualizar un poco el concepto, aquí está la jugada del gol de Borja Iglesias del Real Betis contra el Osasuna en diciembre del año pasado con el valor de OBV marcado para cada acción de la jugada. Como es lógico, los valores aumentan a medida que la jugada se acerca al área de penalti del rival. El siguiente gráfico también ayuda a explicar la utilidad del modelo. Se trata de los pases directamente previos a una asistencia o un pase clave, a veces llamados pre asistencias, en este caso pases rasos y con los pies. Muestra los 30 pases más valiosos de este tipo según OBV y también los 30 pases menos valiosos, pases que, de hecho, tuvieron un efecto negativo en la probabilidad de que marcara el equipo. Aquí, el valor del modelo queda claro. En vez de simplemente decir que un jugador ha acumulado tres pre asistencias, por ejemplo, podemos otorgar un valor a cada una de ellas y tener una idea mucho más precisa de la contribución del jugador. Vamos a echar un ojo a los números acumulados de la pasada temporada de La Liga a nivel de jugadores. ¿Qué jugadores de campo agregaron más valor con sus acciones con balón? [table id=107 /] No es ninguna sorpresa que Messi agregara más valor que cualquier otro jugador de La Liga, pero hay otros nombres interesantes o quizás inesperados en la lista como Toni Suárez del Real Valladolid. Aparte de Messi, Suárez fue el jugador que agregó más valor mediante conducciones. Aquí son sus 30 conducciones más valiosas de la temporada. Tenemos la posibilidad de filtrar los resultados del modelo así para encontrar los jugadores que acumulan más OBV en distintos escenarios. Por ejemplo, si eliminamos del cálculo las acciones que tienen una relación directa con los tiros (los tiros en sí, las asistencias y los pases claves), otro nombres salen a relucir, sobre todo el de Kieran Tripper del Atlético Madrid. [table id=106 /] Podemos filtrar por varias cosas: tipo de acción, localización en el campo, posición del jugador, etc… Aquí, echamos un ojo a los centrales que agregaron más valor con sus pases y conducciones en campo propio. Sergio Ramos agregó más valor que cualquier otro central mediante pases, mientras que Gerard Piqué encabezó la lista en cuanto a conducciones. Pau Torres del Villarreal sobresalió en ambas acciones, sumando más OBV por 90 que cualquier otro central. Hemos marcado también a los dos centrales cuyas acciones tuvieron un efecto negativo: las conducciones en el caso de Marc Barta del Real Betis y los pases en el de Esteban Burgos del Eibar. OBV también proporciona un marco para poder empezar a evaluar el riesgo/recompensa en la toma de decisiones de los jugadores. Por ejemplo, podemos analizar a los jugadores que intentan más pases que mueven el balón más cerca de la portería en el último tercio del campo y ver la relación entre su porcentaje de acierto en estos pases y el valor de OBV por pase. José Gayá del Valencia sobresale. Tiene un porcentaje de acierto bajo, de un 51.39%, pero el valor medio de sus pases, aun con los pases fallidos y sus correspondientes valores de OBV incluidos en el cálculo, es muy alto, lo que sugiere que agrega valor a pesar de su bajo porcentaje de acierto. Otros jugadores con porcentajes de acierto parecidos no aportan el mismo valor. Vincíus Júnior es el único jugador entre los 40 que más pases de este tipo intentaron que tuvo un valor de OBV por pase negativo. Es decir que en suma sus pases de este tipo redujeron la posibilidad de que marcara el Real Madrid/aumentaron la posibilidad de que marcaran sus rivales. El modelo también tiene utilidad en el análisis de equipos. Por ejemplo, podemos visualizar las zonas del campo desde las que generan más peligro respecto a la media de la liga. Así podemos ver que la temporada pasada, el Barcelona fue mucho más activo en zonas centrales del último tercio que otros equipos de La Liga. O que el Sevilla principalmente generó peligro por la banda derecha o que el Eibar jugó mucho por las bandas y casi nunca hizo daño a sus rivales desde zonas centrales o que el Cádiz y el Elche jugaron muy directo. En el gráfico se esconden muchas historias. Asimismo, podemos emplear filtros para encontrar los equipos que acumularon más OBV, como un porcentaje de su total, por distintos tipos de acción:

  • Pases altos: el Eibar, el Getafe y el Osasuna
  • Conducciones: el Huesca, el Villarreal y el Athletic Club
  • Pases al primer toque: el Eibar, el Levante y el Barcelona
  • Intercepciones: el Granada, el Cádiz y el Osasuna
  • Pases filtrados: el Villarreal, el Barcelona y el Celta Vigo

La mejor noticia es que OBV no es sólo para las grandes ligas de Europa. Este modelo de vanguardia está disponible en todas las más de 80 competiciones que cubrimos a lo largo del mundo. Podemos analizar las mismas cosas en La Liga que en la Liga MX de México… o la Primera División de Perú… o incluso la J1 League de Japón. Tenemos muchas ganas de ver cómo nuestros clientes sacan provecho del modelo porque OBV abre muchas posibilidades de análisis, incluyendo muchas que aún están por descubrir. Y OBV es sólo la primera de muchas novedades que pronto llegarán a StatsBomb Data.


¿Quiere saber más? Un miembro de nuestro equipo de expertos le puede demostrar todas las ventajas de los datos de StatsBomb, los mejores y más detallados de la industria https://statsbomb.com/es/contact/

En la parte final de nuestra previa de la temporada 2021-22 de La Liga analizamos al Real Madrid, a la Real Sociedad, al Sevilla, al Valencia y al Villarreal. Podéis ver aquí una lista de todas las previas.

 

Real Madrid

El Real Madrid finalizó la temporada pasada en el segundo puesto de la tabla, solo dos puntos por detrás del campeón Atlético Madrid y cinco por encima del Barcelona en tercer lugar. El equipo de Zinedine Zidane sufrió tres de sus cuatro derrotas en sus primeros 10 partidos de la temporada, pero a partir de ahí ningún equipo sacó más puntos que el 67 del Madrid, conseguidos a un ritmo muy alto de 2.39 por partido. Sus números esperados también mejoró a medida que la temporada fue avanzando, de una diferencia de goles esperados (xG) de 0.69 por partido en la primera vuelta a una de 0.83 por partido en la segunda. El gráfico utiliza una media móvil de 10 partidos. Verde = goles esperados (xG); Morada = goles esperados concedidos. En suma, los de Zidane tuvieron números esperados casi iguales que los de la 2019-20, cuando ganaron el título con tres puntos más que consiguieron en la 2020-21. Con tres puntos más en la 2020-21 habrían ganado el título de nuevo. Los márgenes son finos. En la 2019-20, el Madrid marcó 11 goles de penalti y concedió solo dos; en la 2020-21 marcó tres y concedió siete. En cualquier caso, los números de la 2020-21 hablaron del Madrid como un equipo que habría estado bien posicionado para luchar de nuevo por el título en la 2021-22. Sin embargo, Zidane decidió salir al final de la temporada y el club ha traído a Carlo Ancelotti como reemplazo. El entrenador italiano ganó la Champions League y la Copa del Rey en su primera etapa en el club entre 2013 y 2015 pero ha llegado de nuevo al banquillo del Bernabéu tras un año y medio en el que no consiguió mejorar mucho el Everton de Inglaterra. Representa una opción más segura que progresiva. Asimismo, existen dudas sobre la plantilla, sobre todo en el centro de la defensa. Tanto Sergio Ramos como Raphaël Varane, los titulares en las últimas temporadas, han salido. Como titulares, Ancelotti tiene a Eder Militão, que hizo algunas actuaciones impresionantes la temporada pasada, y a David Alaba, que ha llegado como agente libre del Bayern Múnich. Alaba es un muy buen jugador pero es débil en el juego aéreo y queda por ver si podrá adaptarse a una línea defensiva menos adelantada a la que está acostumbrado. Detrás de los titulares, Ancelotti solo tiene a Nacho Fernández y Jesús Vallejo. En general, el club no ha sido muy activo en lo que ha ido del mercado, con Alaba la única llegada hasta ahora. Hay dudas sobre los futuros de jugadores como Dani Ceballos, Gareth Bale o Martin Ødegaard, entre otros, y aunque parece que el club sigue con ganas de poder hacer un fichaje estrella, no queda mucho mercado para hacerlo.

Real Sociedad

En abril, la Real Sociedad ganó su primer trofeo desde 1987 al derrotar al Athletic Club en un derbi vasco en la final retrasada de la Copa del Rey de 2019-20. Fue un éxito merecido para un club que parece tener una idea muy clara de cómo competir en la cima del fútbol español. En La Liga, la Real finalizó la temporada en quinto lugar, así siguiendo su mejora en los últimos años tanto en los números reales como en los números subyacentes. [table id=105 /] En defensa, mejoró sus números reales, concediendo 10 goles menos que la temporada anterior, pero sus números subyacentes fueron un poco peores. Concedió casi 1.5 tiros menos por partido pero de una calidad media más alta. Fue en ataque que el equipo de Imanol Alguacil realmente mejoró. Realizó una cantidad igual de tiros por partido (11) pero de una calidad media mucho más alta. De hecho, solo el Barcelona creó tiros de una mayor calidad. Dependió menos en los centros para hacer llegar el balón al área y realizó sus tiros desde más cerca de la portería que cualquier otro equipo. En suma, la Real tuvo la tercera mejor diferencia de goles esperados (xG) de la división y eso con la plantilla más joven de La Liga en una base ponderada de minutos. El club ha apostado fuerte por jugadores jóvenes, sean de la cantera o de fuera, y ha creado una plantilla que puede mejorar en conjunto y/o generar muchos beneficios en el mercado. Alexander Isak (21 años de edad) fue el máximo goleador del equipo con 17 goles. Solo Lionel Messi y Youssef En-Nesyri acumuló más goles esperados por cada 90 minutos en el campo que su cifra de 0.55. Sin embargo, el fue solo uno de los ocho jugadores con 25 o menos años de edad que disputaron al menos 2,000 minutos la temporada pasada, un grupo que también incluye a los internacionales españoles Martín Zubimendi, Mikel Merino y Mikel Oyarzabal. La Real tiene una plantilla muy interesante, con muchos jugadores en o cerca del pico de forma de sus carreras. Hasta ahora, el club ha hecho solo dos fichajes: el portero Mathew Ryan (libre) del Brighton y el lateral izquierdo Diego Rico (€500,000) del Bournemouth, este último que vuelve a España tras tres temporadas en Inglaterra.

Sevilla

El Sevilla consiguió la mayor puntuación de su historia en la 2020-21, finalizando la temporada en cuarto lugar con 77 puntos, 15 más que la Real Sociedad en el quinto puesto y solo dos menos que el Barcelona en tercer lugar. Eso a pesar de que comenzó la temporada de manera un poco más irregular, sumando 20 puntos de sus primeros doce partidos y registrando una diferencia negativa tanto de goles (sin contar penaltis) como de goles esperados (xG) entre su tercer partido y su duodécimo. De ahí en adelante, solo el Barcelona y el Real Madrid sumaron más puntos o registraron una mejor diferencia de goles esperados que el equipo de Julen Lopetegui. ¿Qué cambió? El Sevilla comenzó a defender más cerca de su propia portería, limitando la calidad de los tiros de sus rivales y creando espacio para atacar. Dependió menos en los centros para crear ocasiones y hacer llegar el balón al área, y comenzó a crear más ocasiones en fases de transición, así aumentando de manera significativa la calidad media de sus tiros.Youssef En-Nesyri fue quizás el jugador que sacó más beneficio de los cambios. El joven delantero aumentó de manera importante tanto su cantidad de tiros (de 2.14 por cada 90 minutos en el campo a 3.10) como la calidad de los mismos (de 0.14 xG/tiro a 0.21 xG/tiro), así produciendo un cambio drástico en sus goles esperados por 90, de 0.31 a 0.65, la mejor cifra entre todos los jugadores de La Liga en ese periodo. En suma, marcó 18 goles en la 2020-21. Dadas las dudas que existen alrededor del Barcelona y el Real Madrid de cara a la nueva temporada y el hecho de que si juega a un nivel parecido a el de la temporada pasada es improbable que el vigente campeón Atlético Madrid consiga la misma puntuación en la 2021-22, es no una imposibilidad que el Sevilla pueda luchar por el título. El club no ha sido muy activo en el mercado hasta ahora, aunque esto puede cambiar en las próximas semanas si salen algunos jugadores. El portero Marko Dmitrovic ha llegado como agente libre del Eibar, mientras que Erik Lamela ha llegado como parte del acuerdo con el Tottenham Hotspur para el traspaso de Bryan Gil al conjunto inglés. Lamela, héroe de culto de los hinchas de los Spurs, es un jugador muy competitivo que parece un buen encaje en el Sevilla.

Valencia

El Valencia finalizó la temporada pasada en media tabla con números subyacentes muy similares a su puesto final en la tabla. Sus partidos fueron entre los más abiertos de La Liga, con más tiros que los que cualquier otro equipo, y sus números subyacentes en defensa figuraron entre los peores de la división. En una situación normal habría sido una temporada decepcionante para el club como el Valencia pero dadas las circunstancias representó un buen resultado. En la pretemporada, el club había dado salida a nueve jugadores que entre ellos habían disputado un 39% de los minutos de la 2019-20, y no había fichado recambios. Con la necesidad de completar la plantilla, Javi Gracia dio minutos a mucho jugadores jóvenes. Tanto Yunus Musah (18) como Lee Kang-In (20) jugaron más de 1,300 minutos y ocho de los diez jugadores de campo que disputaron más minutos tuvieron 26 o menos años de edad. El Valencia fue el segundo equipo más joven de La Liga en una base ponderada de minutos, con una edad media de 25.6 años. Fue una situación difícil pero aun así, Gracia fue destituido a falta de cuatro jornadas para el final de la temporada. El nuevo entrenador es Pepe Bordalás, ex del Getafe, un preparador que tiene un estilo de juego muy particular, combinando presión alta y agresiva con ataques directos y rápidos. No quiere posesión de balón, de hecho no quiere que ninguno de los dos equipos la tenga. En las últimas temporadas, los partidos del Getafe han sido los con menos tiempo de balón en juego. Si implementa el mismo planteamiento en el Valencia supondría un cambio bastante grande respecto a las últimas temporadas en las que el equipo ha sido uno de los más pasivos de la división. No parece que tenga una plantilla mucho más amplia que la con la que trabajó Gracia. Kevin Gameiro ha salido y la única llegada hasta ahora ha sido Omar Alderete, un central rocoso que pareció más cómodo en el Basel en la 2019-20 que en el Hertha Berlin la temporada pasada. En lo que queda del mercado, el club se considera prioritario el fichaje de un mediocentro, mientras que sigue trabajando en el fichaje de Marcos Andre, el delantero del Real Valladolid.

Villarreal

En la 2020-21, el Villarreal consiguió el primer trofeo de su historia al ganar la Europa League, un triunfo merecido para uno de los clubes mejor gestionados de España. Su campaña de liga sufrió un poco cuando la prioridad de la temporada cambió a la competición europea, como suele ocurrir con los equipos de Unai Emery, y finalizó la temporada en séptimo lugar. El submarino amarillo fue uno de los mejores equipos de La Liga en la primera vuelta de la temporada. Solo cuatro equipos sumaron más puntos en los primeros 19 partidos, mientras que el Villarreal tuvo la tercera mejor diferencia de goles esperados (xG) de la división en dicho periodo, con una diferencia positiva de 0.54 por partido. La cosa cambió por completo en la segunda vuelta. El Villarreal fue un poco mejor en ataque pero mucho peor en defensa. Defendió más cerca de su propia portería y tuvo problemas en limitar tanto la cantidad como la calidad de tiros que concedió. Sus rivales realizaron tres tiros más por partido. Ocho equipos sumaron más puntos que el Villarreal y su diferencia de goles esperados bajó a 0.08 por partido. Siete equipos registraron cifras mejores. El nivel mostrado en la primera vuelta de la temporada sugiere que el Villarreal puede luchar por un puesto entre los cuatro mejores de La Liga en la 2021-22, pero mucho dependerá en su progreso en la Champions League y/o la Europa League si está eliminado en la fase de grupos de la Champions. Si su enfoque principal es La Liga, tendrá posibilidades de conseguir un puesto así. Gerard Moreno fue el segundo máximo goleador (junto a Karim Benzema) de La Liga en la 2020-21, aunque cabe mencionar que su suma de 23 goles incluyó a 10 penaltis. Aún así, acumuló 13 goles sin contar penaltis y siete asistencias, y fue el líder del ataque del equipo. Le recompensó con un nuevo y mejorado contrato hasta 2027. Ha habido mucho movimiento de piezas en la plantilla este verano. Varios jugadores periféricos han salido, mientras que el club ha fichado de forma permanente a Juan Foyth del Tottenham Hotspur y ha repatriado a Manu Morlanes tras una muy buena temporada en la Segunda División con el Almería. Hasta ahora, ha habido dos llegadas: Aïssa Mandi, ex del Betis, parece un buen fichaje libre para el centro de la defensa, mientras que el club también ha fichado por 12 millones de euros al delantero Boulaye Dia del Stade Reims de Francia.

En la tercera parte de nuestra previa de la temporada 2021-22 de La Liga analizamos al Levante, al Mallorca, al Osasuna, al Rayo Vallecano y al Real Betis. Podéis ver aquí una lista de todas las previas publicadas hasta ahora.

Levante

En las últimas dos temporadas el Levante ha sido un caso aparte en la liga menos goleadora de las cinco grandes de Europa. Ha jugado un estilo de juego muy abierto, de mucha ida y vuelta y con muchos tiros para ambos equipos. Asimismo, ha sido un equipo que desde la llegada de Paco López a su banquillo en marzo de 2018 ha rendido por encima o muy por encima de sus números esperados. El gráfico utiliza una media móvil de 15 partidos. Verde = diferencia de goles; Morada = diferencia de goles esperados (xG). En la temporada 2019-20, convirtió una diferencia de goles esperados (xG) de -17.47 en una diferencia de goles (sin contar penaltis) de -8, una puntuación de 49 puntos y el puesto duodécimo de la tabla; en la 2020-21, convirtió una diferencia de goles esperados de -14.61 en una diferencia de goles (sin contar penaltis) de -11, una puntuación de 41 puntos y el puesto decimocuarto de la tabla. En ambas ocasiones sus números esperados fueron entre los cuatro peores de la división. El Levante tuvo números esperados particularmente preocupantes durante la segunda mitad de la 2020-21. Tuvo la segunda peor diferencia de goles esperados de La Liga (-0.57 por partido) en la segunda vuelta de la temporada y sus números fueron todavía peores en sus últimos 15 partidos. La historia nos dice que tarde o temprano sus números reales comenzarán a asemejarse a los números esperados y es probable que el Levante tenga que mejorar la calidad de sus actuaciones en la 2021-22 si quiere evitar una batalla contra el descenso. Hasta ahora, la plantilla no ha cambiado mucho. El club ha fichado al experimentado delantero Roberto Soldado, que marcó siete goles en Primera la temporada pasada, del Granada y también a Enric Franqueza del Villarreal tras una temporada sólida como lateral o carrilero en el Girona de la Segunda División. Sigue necesitando a un central y un extremo, pero no puede acelerar estas operaciones hasta que salgan algunas de sus jugadores traspasables. De hecho, puede que se vea forzado a dar salida a uno de sus jugadores con más mercado como José Campaña, Enis Bardhi o Jorge de Frutos, el máximo asistidor del equipo la temporada pasada.

Mallorca

El Real Mallorca finalizó la temporada pasada de la Segunda División en el segundo puesto de la tabla y así cumplió su objetivo de volver inmediatamente a La Liga. Terminó la campaña con la misma puntuación que el Espanyol y aunque su ataque no fue tan potente como el del campeón, en defensa encajó solo 28 goles, la mejor cifra de la división junto al Espanyol y el Sporting Gijón. Fue también el segundo mejor equipo de la liga por los números esperados. ¿Puede el Mallorca evitar un nuevo descenso en la 2021-22? Parece mejor preparado esta vez. El último ascenso llegó solo un año después de su ascenso de Segunda B a Segunda y también a través de los playoffs tras finalizar la temporada en quinto lugar. Llegó a Primera como un equipo aún en construcción, sin un estilo de juego bien definido y con algunas carencias en la plantilla. Esta vez, llegó como uno de los mejores equipos de Segunda y con un planteamiento mejor definido, al menos en defensa. El conjunto de Luis García Plaza defendió más lejos de su propia portería que cualquier otro equipo de la división y fue uno de los equipos más agresivos en la disputa del balón en campo contrario. En contraste con el clásico perfil de un equipo que hace presión alta para limitar la cantidad de tiros de sus rivales, el Mallorca concedió una cantidad de tiros cerca de la media de la división. Lo que sí hizo fue limitar la calidad de los tiros que concedió. Solo dos equipos concedió tiros de una calidad media más baja. En posesión, el Mallorca tuvo un estilo paciente. No aprovechó mucho de sus recuperaciones de balón para lanzar ataques rápidos al espacio y puede que tenga que acelerar un poco su juego en fases de transición para marcar una cantidad adecuada de goles en Primera. La plantilla parece más apta que la de la 2019-20 para afrontar la meta de quedarse en la máxima categoría. Aun así, existen algunas dudas sobre la producción que se puede esperar de delanteros como Adbón Prats o Amath Ndiaye y si, a sus 37 años, Salva Sevilla será capaz de asumir una cantidad de minutos adecuados para tener la misma influencia que tuvo en el mediocampo la temporada pasada. El club ha reforzado los puestos de lateral con los fichajes de Pablo Maffeo (cesión) y Jauma Costa (libre) y la delantera con el fichaje como agente libre de Ángel Rodríguez del Getafe. Asimismo, el portero Dominik Greif ha llegado del Slovan Bratislava tras un impresionante 2021-22 en la que evitó más de cuatro goles más que razonable puede esperarse de un portero medio dada la calidad de los tiros a los que se enfrentó.

Osasuna

A primera vista, la temporada 2020-21 del Osasuna se pareció mucho a la anterior. Terminó la campaña en un lugar muy parecido en la tabla (11º vs 10º en la 2019-20) y con una diferencia de goles casi igual (-11 vs -8 en la 2019-20). Sin embargo, los números subyacentes hablaron de un declive más notable tanto en ataque como en defensa. En ataque, el Osasuna aumentó marginalmente la calidad media de sus tiros pero realizó casi dos tiros menos por partido que la temporada anterior, 80 menos a lo largo de la temporada. El equipo de Jagoba Arrasate dependió un poco más en los centros para hacer llegar al balón al área, y como se muestra este gráfico de sus pases sobrerepresentados (vs. la media de la liga) la idea fue bastante clara: balón a la banda izquierda y centro al área. No era de extrañar que los tres jugadores que realizaran más centros exitosos al área por cada 90 minutos en el campo fueron futbolistas que principalmente jugaron por la banda izquierda: Jony, Manu Sánchez y Rubén García. En defensa, concedió una cantidad similar de tiros pero de una calidad media un poco más alta que la temporada anterior. Sus rivales también crearon más goles esperados (xG) en juego dinámico, quizás porque la presión del Osasuna fue tanto menos agresiva como menos eficaz que en la 2019-20. Sus rivales completaron un mayor porcentaje de sus pases y avanzaron el balón al último tercio con más facilidad. En suma, el Osasuna tuvo la quinta peor diferencia de goles esperados de la división y algo tiene que mejorar si quiere disfrutar de otra temporada cómoda en la 2021-22, sobre todo porque la calidad de la plantilla parece más o menos igual que la de la temporada pasada. El club ha fichado de forma permanente a Ante Budimir tras una muy buena temporada como cedido en el que marcó 11 goles y funcionó muy bien como punta de referencia. Jonás Ramalho también ha fichado de forma permanente del Girona, mientras que Kike García y José Ángel ‘Cote’ han llegado como agentes libres del Eibar. Cote es un lateral que aporta mucho tanto en el avance el balón el último tercio como en la creación de ocasiones con sus buenos centros al área. Parece un encaje perfecto para el estilo de juego del equipo. Si Chimy Ávila es capaz de recuperar el nivel que tuvo antes de las lesiones es un jugador que puede tener un efecto transformativo en el ataque del equipo.

Rayo Vallecano

Después de dos años en Segunda División, el Rayo Vallecano ha regresado a la máxima categoría del fútbol español. Finalizó la temporada pasada en sexto lugar para clasificarse a los playoffs y ahí derrotó al Leganes y al Girona para conseguir el ascenso. No fue una casualidad. El Rayo tuvo la cuarta mejor diferencia de goles esperados de la división y practicó un estilo de juego muy agresivo, con una línea defensiva adelantada y presión constante. Andoni Iraola, el ex jugador del Athletic, había implementado un planteamiento parecido en el Mirandés en la 2019-20, pero su Rayo fue más agresivo aún. Aggression = la proporción de recepciones de rivales que reciben presión en los dos segundos posteriores. De hecho, tuvo el perfil clásico de un equipo de presión alta. Concedió menos tiros (8.09 por partido) que cualquier otro equipo pero de una calidad media más alta que los otros equipos de los primeros puestos de la tabla. En ataque, aprovechó de su presión para rápidamente crear ocasiones de gol. Solo tres equipos realizaron más tiros en los 20 segundos posteriores a una recuperación de balón y solo uno creó más goles esperados (xG) en estas situaciones. Puede ser una preocupación que no fuera un equipo sobresaliente en Segunda, pero en las últimas temporadas el hecho de tener una presión bien engrasada ha demostrado ser un recurso importante en la batalla contra el descenso. Parece que el club está dispuesto a invertir en la plantilla y entre eso y su estilo de juego, los de Iraola tendrán posibilidades de quedarse en Primera. En lo que va del mercado, el Rayo ha fichado de forma permanente a Fran García, el lateral izquierdo del Real Madrid que ya jugó en el club la temporada pasada, y dos jugadores del Fuenlabrada, centrocampista Pathé Ciss y mediapunta o delantero Randy Nteka. Asimismo, Iván Balliu ha llegado como agente libre del Almería como reemplazo de Luis Advíncula, y parece que el club está muy cerca de firmar las cesiones de Martín Merquelanz y Kevin Rodrigues de la Real Sociedad. Hace dos temporadas, Merquelanz jugó bajo las ordenes de Iraola en el Mirandés, destacándose sobre todo por su buena pegada a balón detenido.

Real Betis

El Real Betis disfrutó de una muy buena temporada en su primer año con Manuel Pellegrini en el banquillo, finalizando la campaña en sexto lugar y así clasificándose para la Europa League. Subió nueve puestos en la tabla respecto a la temporada anterior, junto al Celta Vigo la mayor subida de la división. Pellegrini hizo algunos cambios al estilo de juego de la temporada anterior. El Betis defendió un poco más lejos de su propia portería y presionó de una manera un poco más intensa. Asimismo, aprovechó mejor de las recuperaciones de balón para crear ocasiones de gol. Solo el Barcelona y el Real Madrid realizaron más tiros en las 20 segundos posteriores a una recuperación. Sin embargo, a pesar de estos cambios y la mejora en los resultados, sus números subyacentesse mantuvieron casi iguales, de una diferencia de goles esperados (xG) de 0.1 en la 2019-20 a una de 0.55 en la 2020-21. Es decir, una diferencia de menos de medio gol a lo largo de la temporada. En términos de goles esperados, el Betis fue un poco mejor en defensa. Concedió dos menos tiros por partido pero de una calidad media más alta. En ataque, fue un poco peor. No consiguió convertir el aumento en la cantidad de tiros que realizaron en fases de transición a una mejora en la calidad media de sus tiros. ¿Cómo finalizó la temporada en sexto lugar con estos números? No fue que el Betis rindiera por encima de sus números esperados. Rindió un poco por encima en ataque y un poco por debajo en defensa. Ni que beneficiara de una balanza ventajosa en los goles de penalti. Tanto marcó como concedió ocho de estos goles. Fue simplemente que sacó más puntos de su diferencia de goles de cero que dos de los siete equipos que tuvieron una mejor diferencia. Es fácil decir que si el Betis hace una 2021-22 igual es improbable que finalice la temporada entre los seis primeros de La Liga, aunque cabe mencionar que tanto los resultados como los números subyacentes del equipo mejoraron en la segunda vuelta de la temporada. El club ha completado tres fichajes hasta ahora, todos agentes libres. En el lateral izquierdo, Juan Miranda ha convertido su cesión en fichaje permanente, mientras que en el otro lateral, Youssouf Sabaly ha llegado del Bordeaux como reemplazo de Emerson Royal, que ha vuelto al Barcelona. El tercer fichaje es el de Rui Silva del Granada, un portero que tiene una buena reputación pero que ha rendido por debajo de sus números esperados en sus dos temporadas en La Liga. Cabe señalar que cuando ajustamos los números en función de la cantidad de tiros a los que cada portero se enfrentó, solo Jan Oblak del Atlético Madrid rindió más por encima de sus números esperados que Claudio Bravo, el portero titular del Betis, la temporada pasada. Con la necesidad de formar una plantilla capaz de compaginar su temporada de liga con una campaña europea, el Betis podría ser uno de los equipos más activos en lo que queda del mercado.

Esperamos que estéis disfrutando de nuestras previas de la nueva temporada de La Liga. Este es el segundo año en el hemos hecho previas para los equipos de la Primera División y este artículo es donde se pueden encontrar los enlaces para todas ellas. Aquí va la lista. Los enlaces se actualizarán cuando estén listas las previas de cada equipo.

Si queréis leer más sobre los conceptos y métricas utilizados en las previas, hemos escrito una serie de artículos en los que tratamos de explicar las nociones básicas del análisis de datos en el fútbol: – ¿Qué son los goles esperados (xG)?Introducción a las Métricas Defensivas en FútbolAjuste por cada 90 minutosIntroducción a la interpretación de los radares de StatsBomb Asimismo, nuestro curso online Introducción al Análisis de Datos en Fútbol Profesional ya está disponible. Los goles esperados (xG), táctica ofensiva y defensiva, acciones a balón parado, análisis de equipos y más: https://cursos.statsbomb.com/courses/introduccion ¡Muchas gracias por su apoyo!

En la segunda parte de nuestra previa de la temporada 2021-22 de La Liga echamos un ojo al Celta Vigo, al Elche, al Espanyol, al Getafe y al Granada. Podéis ver aquí una lista de todas las previas publicadas hasta ahora.

 

Celta Vigo

Tras dos temporadas en la lucha por la permanencia, el Celta Vigo realizó una temporada mucho mejor en la 2020-21. Finalizó la campaña en el octavo puesto y con la llegada de Eduardo Coudet al banquillo en noviembre pareció recuperar algo del espíritu que perdió con la salida de Eduardo Berizzo en 2017. Coudet inmediatamente implementó un estilo de juego muy proactivo, con una presión asfixiante en todo el campo. El Celta fue el equipo más agresivo de La Liga, algo que representó un cambio drástico respecto a las últimas temporadas. Los resultados mejoraron mucho en comparación con los de su predecesor Oscar García Junyent y los números subyacentes también, al menos al principio. Sin embargo, a medida que la temporada fue avanzando, los números subyacentes fue empeorando. De hecho, en sus últimos 15 partidos de la campaña el Celta tuvo la cuarta peor diferencia de goles esperados (xG) de la división. El gráfico utiliza una media móvil de 10 partidos. Verde = goles esperados (xG); Morada = goles esperados concedidos. El declive podría haber sido el resultado de fatiga — nueve de sus jugadores disputaron más de un 75% de los minutos disponibles, la cifra más alta de La Liga — o simplemente que los otros equipos de Primera comenzó a encontrar maneras de contrarrestar la presión del Celta y así retomar control de los partidos. En cualquier caso, es algo para tener en cuenta de cara a la nueva temporada. El club ha reforzado la plantilla con tres fichajes hasta ahora. Matías Dituro, que ha llegado como cedido del Universidad Católica de Chile, es un portero que ha rendido muy por encima de sus números esperados en las últimas dos temporadas, evitando casi 13 goles más que razonablemente puede esperarse de un portero medio dada la calidad de los tiros a los que se ha enfrentado. El Celta también ha fichado a Franco Cervi, un viejo conocido del Cancho de su etapa como entrenador del Rosario Central que parece encajar bien con su estilo de juego, y a Javi Galán, uno de los jugadores más interesantes de la pasada temporada de La Liga que destacó sobre todo por su habilidad en el regate. Completó 3.16 regates por cada 90 minutos en el campo, la sexta cifra más alta entre todos los jugadores y por lejos la cifra más alta entre los laterales y carrileros. Dará al Celta una manera más directa de avanzar el balón por la banda izquierda. La prioridad en lo que queda del mercado parece ser la llegada de otro delantero, posición en la que Coudet solo cuenta con Iago Aspas y Santi Mina.

Elche

Elche fue un equipo realmente malo en los primeros meses de la temporada pasada. En sus primeros 10 partidos promedió 5.20 tiros realizados y 14.50 tiros concedidos por partido, y 0.58 goles esperados (xG) y 1.40 goles esperados concedidos por partido, muchas de ellas entre las peores cifras que se pueden encontrar en las últimas temporadas de las cinco grandes ligas de Europa. Aun así consiguió sumar un buen puñado de puntos con tres victorias, cinco empates y solo dos derrotas. El equipo de Jorge Almirón fue el gran sorpresa del inicio del torneo, pero fue algo insostenible y en los próximos encuentros los resultados comenzó a asemejarse a los números subyacentes. En sus próximos 11 partidos sumó solo cuatro puntos. Almirón dimitió a mediados de febrero. El gráfico utiliza una media móvil de 10 partidos. Verde = diferencia de goles; Morada = diferencia de goles esperados (xG). Cómo se puede ver en el gráfico, su reemplazo Fran Escribá consiguió mejorar el rendimiento del equipo y también obtuvo los resultados necesarios para evitar el descenso. El Elche sumó 18 puntos en sus 17 partidos al cargo para terminar la temporada en el puesto decimoséptimo con dos puntos de margen sobre los puestos de descenso. El cambio en ataque no fue drástico. Con Escribá en el banquillo, el Elche realizó casi 1.5 tiros más por partido, pero con una baja en la calidad media de los mismos. Fue en defensa que realmente cambió el equipo. Bajo al mando de Almirón, el Elche defendió muy cerca de su propia portería pero sin controlar la cantidad ni la calidad de los tiros concedidos. Con Escribá, defendió con una línea defensiva un poco más adelantada e intentó recuperar el balón con más frecuencia y agresividad. Así, consiguió reducir tanto la cantidad de los tiros concedidos (de 13.57 por partido con Almirón a 10.88 por partido con Escribá) como la calidad de los mismos. Una sólida base defensiva en un buen recurso en una batalla contra el descenso, una batalla que el Elche afrontará de nuevo en la 2021-22. El club ha sido activo en el mercado, fichando de forma permanente a Iván Marcone y Lucas Boyé y también a tres agentes libres: el portero Kiko Casilla y los centrales Pedro Bigas y Enzo Roco, este último que ya jugó en el club y bajo las ordenes de Escribá en la 2014-15. Sin embargo, en el momento de la redacción, la plantilla solo consiste de 17 profesionales y hay trabajo por delante para completarla antes del inicio de la temporada.

Espanyol

Después de un año en la Segunda División, el Espanyol ha regresado a La Liga como campeón de la segunda categoría del fútbol español. Terminó la temporada con la misma puntuación que el Mallorca pero tuvo tanto la mejor diferencia de goles como la mejor diferencia de goles esperados (xG) de la división. El equipo de Vicente Moreno fue muy sólido en defensa y también tuvo el mejor ataque de la liga, marcando 71 goles, 10 más que cualquier otro equipo. Sacó muy buen provecho de las acciones a balón parado, algo que le servirá de doble en Primera División donde es probable que cree menos ocasiones en juego dinámico. Parece que la idea principal es mantener la plantilla de la temporada pasada con unos pequeños retoques para afrontar las exigencias de La Liga. El club ha fichado de forma permanente a Álvaro Vadillo, Landry Dimata y Miguelón tras cesiones exitosas y también tiene contratos en vigor de al menos mediana duración con su grupo de jugadores interesantes con 23 años o menos de edad, un grupo que incluye a Nico Melamed, un prometedor extremo de 20 años. Raúl de Tomás fue el máximo goleador de la Segunda División con 23 goles y será un jugador muy importante esta temporada. Marcó 14 goles para el Rayo Vallecano en la temporada 2018-19 de La Liga y si puede marcar una cantidad similar esta vez aumentaría las posibilidades de que el equipo se mantenga en Primera División. La única nueva llegada hasta ahora es el central Sergio Gómez del Sevilla aunque el club sigue buscando al menos un mediocentro para completar la plantilla. ¿Este Espanyol puede conseguir la permanencia en Primera División? Tiene los jugadores para hacerlo pero tendrá que encontrar un planteamiento apto. En las últimas tres temporadas Moreno ha ascendido a dos equipos a la máxima categoría, pero en su única experiencia en La Liga con el Mallorca nunca implementó un estilo de juego bien definido y terminó la temporada en el puesto decimonoveno. Con una mejor plantilla, esta vez tiene que estar a la altura de la competición.

Getafe

Después de tres temporadas consecutivas entre los ocho primeros de La Liga, el Getafe realizó una campaña más discreta en la 2020-21. Terminó la temporada en el puesto decimoquinto, solo cuatro puntos por encima de los puestos de descenso. Sus números subyacentes fueron los décimo mejores de la división, pero en contraste con las tres temporadas anteriores, el Getafe rindió por debajo de estos números en la 2020-21. La diferencia se puede explicar sobre todo por su falta de eficiencia en las acciones a balón parado. En la 2019-20, marcó 10 goles en estas jugadas; en la 2020-21 marcó solo uno, la cifra más baja de La Liga, a pesar de crear 7.80 goles esperados (xG) en estas jugadas. Aun así, sus números, tanto reales como subyacentes, representaron una continuación del declive del equipo después de su incredible temporada 2018-19. [table id=103 /] Después de cinco años en el club y quizás dándose cuenta de que había hecho todo lo posible con los recursos disponibles, Pepe Bordalás dimitió como técnico al final de la temporada. Su reemplazo es Míchel, un futbolista mítico que ha sufrido más vaivenes en su carrera como entrenador pero que disfrutó de éxito en su primer paso por el banquillo del Getafe, logrando el sexto puesto en Liga y así una clasificación europea en la temporada 2009-10. Bordalás tuvo un planteamiento muy particular, combinando presión alta y agresiva con ataques directos y rápidos. En contraste, Míchel es un entrenador más de posesión y ataques construidos desde atrás. En su último trabajo en el Pumas UNAM de México utilizó una presión más alta y agresiva que la media de la Liga MX, pero nada tan extremo como la presión de Bordalás. De hecho, una de las principales dudas antes del inicio de la temporada es la adaptación de los jugadores a un estilo de juego distinto. El club ha refrescado la plantilla con una mezcla de futbolistas jóvenes y experimentados. Este último grupo incluye a un Vitolo que nunca recibió muchos minutos en el Atlético Madrid pero que aún puede aportar mucho con su juego de combinación y habilidad en el regate y la conducción del balón. José Macías, a sus 21 años una de las grandes promesas del fútbol mexicano, es quizás su fichaje más interesante aunque sus números en la Liga MX (0.31 goles sin contar penaltis y 0.31 goles esperados por cada 90 minutos en el campo en la 2020-21) sugieren que las expectativas deben mantenerse en un nivel realista. Cerca de diez goles representará una muy buena aportación en su primera temporada en Europa.

Granada

El Granada fue el gran sorpresa de la 2019-20, finalizando la campaña en séptimo lugar en su primera temporada de vuelta en la máxima categoría. La 2020-21 fue una temporada de más altibajos pero aun así consiguió de nuevo un puesto en la mitad superior de la tabla. Había un declive notable de una temporada a la otra, visible tanto en los números reales como en los números subyacentes, pero quizás sobre todo por la necesidad de compaginar su campaña de liga con su excelente participación en la Europa League, competición en la que llegó a las cuartos de final. Utilizó 34 jugadores a lo largo de la temporada de liga, con 25 de ellos disputando al menos 300 minutos, ambas de ellas las cifras más altas de La Liga. Su producción en ataque no cambió mucho. Siguió siendo un equipo de ataques rápidos en fases de transición. De hecho, fue el equipo que creó más ocasiones, como un porcentaje de todos sus tiros, en los 20 segundos posteriores a una recuperación de balón. Sin embargo, en defensa había más signos de cansancio. Realizó menos presión, defendió más cerca de su propia portería y fue menos efectivo en evitar que sus rivales crearan ocasiones de buena calidad. Pareció un paso por detrás de su ritmo habitual. Tras tres temporadas en las que llevó el equipo de Segunda a Europa, Diego Martínez decidió poner fin a su exitoso ciclo como entrenador del conjunto granadino. Su reemplazo Roberto Moreno no tiene mucha experiencia como entrenador principal y no disfrutó de éxito en su breve paso por el banquillo del Monaco en la 2019-20, su única experiencia en un club. Su nivel es casi una incógnita. A esta altura de la pretemporada, la plantilla parece un poco más débil que la de la 2020-21. El club ha perdido a un jugador importantísimo en Yangel Herrera, mientras que Jesús Vallejo y Kenedy han vuelto a sus respectivos clubes, y Roberto Soldado y el portero titular Rui Silva han salido como agentes libres. Todos los fichajes hasta ahora han sido a coste cero. Carlos Bacca ha llegado del Villarreal como reemplazo de Soldado, Monchu ha llegado del Barcelona con una buena reputación pero números más discretos en su cesión en el Girona de la Segunda División la temporada pasada, y el central peruano Luis Abram afrontará su primera experiencia europea tras cuatro temporadas en el Vélez Sarsfield. El club sigue buscando un nuevo portero entre otras incorporaciones en las últimas semanas del mercado.

En la primera parte de nuestra previa de la temporada 2021-22 de La Liga echamos un ojo al Alavés, al Athletic Club, al Atlético Madrid, al Barcelona y al Cádiz. Podéis ver aquí una lista de todas las previas publicadas hasta ahora.

Alavés

Al final de una 2020-21 muy difícil, Alavés consiguió su permanencia en Primera División, algo que parecía improbable antes de que Javi Calleja se convirtiera en su tercer entrenador de la temporada a principios de abril. Cuando tomó las riendas, el Alavés fue colista, a tres puntos de la salvación, con 23 puntos de 29 partidos y la segunda peor diferencia de goles esperados (xG) de la división. Nueve partidos y 15 puntos más tarde, se salvaba. Calleja no solo mejoró los resultados sino también la calidad de las actuaciones. Antes de su llegada, el Alavés promediaba una diferencia negativa de goles esperados de -0.50 por partido. Después, promedió una diferencia positiva de 0.25 por partido. Mejoró tanto en ataque como en defensa. ¿Cómo? Calleja hizo una serie de cambios para tomar más control de los partidos. El equipo comenzó a defender más cerca de su propia portería y presionar de forma más selectiva, así reduciendo la cantidad de tiros que concedió en fases de transición y como consecuencia, la calidad media de las ocasiones concedidas. Asimismo, aumentó su cuota de posesión, de un 42% antes de Calleja a un 46% con él en el banquillo. El Alavés también consiguió mejorar tanto la cantidad como la calidad de sus tiros, en gran parte porque comenzó a sacar mucho más provecho de las acciones a balón parado, aumentando tanto en cifras globales como por cada acción la cantidad de tiros, goles y goles esperados que creó en estas jugadas. La muestra es pequeña y aunque existen equipos que suelen crear una buena cantidad de ocasiones en las acciones a balón parado, en general la producción en estas acciones fluctúa a medida que otros equipos empiezan a adaptar a las rutinas, necesitando la creación de otras. Puede que Calleja y su equipo no pueda depender tanto en estas acciones en la 2021-22. Junto al Cádiz, el Alavés fue el equipo más viejo de La Liga en una base ponderada de minutos, con una edad media de 29.1 años, algo que los fichajes hasta ahora, todos agentes libres o cesiones, ayudarán a cambiar. Cinco de los seis nuevas incorporaciones tienen 23 años o menos de edad, incluyendo Iván Martín que ya estuvo bajo las órdenes de Calleja en las categorías inferiores del Villarreal y que llega como cedido del submarino amarillo. La gran incógnita es el futuro de Joselu, el máximo goleador del equipo en la 2020-21 con 11 tantos, que llega al fin de su contrato en junio 2022 y tiene pretendientes.

Athletic Club

La 2020-21 fue una temporada bastante rara para el Athletic Club. Fue algo normal que terminó la campaña en el puesto décimo de La Liga, pero también jugó y perdió dos finales de la Copa del Rey y hizo de cambio de entrenador en plena temporada, algo muy inusual para el club. La decisión de destituir a Gaizka Garitano y contratar a Marcelino García Toral como reemplazo a principios de enero casi no tiene impacto. Los números de los dos entrenadores, tanto reales como subyacentes, fueron casi iguales. [table id=102 /] Lo que sí cambió fue el estilo de juego del equipo. Marcelino siempre ha sido un entrenador que prioriza la formación de un bloque defensivo sólido. Con él en el banquillo, el Athletic defendió más cerca de su propia portería y con menos agresividad que bajo el mando de Garitano. Los equipos de Marcelino siempre han forzado sus oponentes a realizar tiros de baja calidad y aunque el número de tiros concedidos aumentó, desde su llegada hasta el fin de la temporada, el Athletic concedió los tiros de peor calidad de La Liga. La línea defensiva más baja también ayudó a crear más espacio para atacar y el Athletic comenzó a crear más ocasiones en fases de transición. La calidad media de sus tiros aumentó de un 0.09 goles esperados (xG) por tiro a un 0.11, la sexta cifra más alta de La Liga. Los números individuales de casi todos los delanteros mejoraron, sobre todo los de Álex Berenguer e Iñaki Williams. No ha habido ni altas ni bajas significativas en el mercado hasta ahora y es probable que Athletic empiece la nueva temporada con más o menos la misma plantilla, aunque con jugadores jóvenes como Nico Serrano o Nico Williams, hermano menor de Iñaki, compitiendo por minutos. Marcelino ya ha introducido algunos de los elementos claves de su planteamiento y con una pretemporada completa para trabajar con el grupo y afinar los detalles, es de esperar que el Athletic sea un equipo más competitivo en la 2021-22.

Atlético Madrid

El Atlético Madrid es el vigente campeón de La Liga tras ganar el segundo título de liga de la época de Diego Simeone la temporada pasada. Realmente ganó el trofeo en la primera vuelta, acumulando 50 puntos de 16 victorias, dos empates y una sola derrota. Aún con algunos vaivenes en la segunda mitad de la temporada, tuvo una ventaja lo suficientemente grande como para aguantar la presión de sus rivales y conseguir el título. ¿Este Atlético puede repetir el triunfo en la 2021-22? Será difícil. El equipo del cholo rindió muy por encima de sus números esperados la temporada pasada, terminando la campaña con una diferencia de goles (sin contar penaltis) de 39 en comparación con una diferencia de goles esperados (xG; también sin contar penaltis) de 17.36. Ningún equipo rindió más por encima de sus números subyacentes. Si en momentos de la temporada parecía que todo lo que remataba Marcos Llorente terminaba en gol, era porque en cierto modo era así. Los números subyacentes del Atlético fueron muy similares a los de la 2019-20 pero en la 2020-21 convirtió más de sus ocasiones en gol y también disfrutó de una temporada fantástica de Jan Oblak bajo palos. Siempre ha sido un portero que rinde por encima de sus números esperados pero lo hizo de manera sobresaliente, evitando nueve goles más que razonablemente puede esperarse de un portero medio dada la calidad de los tiros a los que se enfrentó. Es posible construir un argumento que los números subyacentes del Atlético no reflejaron toda la realidad de su temporada, sobre todo su dominación de la primera hora de sus partidos, donde marcó un 80% de los goles y generó ventajas en el marcador que ayudó a producir 21 de sus 26 victorias. Rara vez tenía la necesidad de remontar los partidos. Aún así, si juega a un nivel similar en la 2021-22 es improbable que gane la misma cantidad de puntos. Los colchoneros siguen buscando un nueve para dar descanso a Luis Suárez, que marcó 18 goles (sin contar penaltis) en su primera temporada en el club, pero ya han completado uno de los fichajes más interesantes de la pretemporada, pagando 35 millones de euros al Udinese para hacerse con los servicios de Rodrigo de Paul, un jugador divertidísimo de ver que tendrá que añadir más producción defensiva a su juego bajo las ordenes de Simeone.

Barcelona

La temporada 2020-21 del Barcelona se puede dividir en tres partes:

  • El tramo inicial en el que defendió de forma muy pasiva y tuvo problemas en conseguir los resultados esperados. Obtuvo solo 1.62 puntos por partido en sus primeros 13 partidos
  • El segundo tramo en el que comenzó de defender de forma más proactiva, Pedri comenzó a sumar más minutos como titular y Ronald Koeman comenzó a utilizar más a menudo el clásico 4-3-3 del club. Tanto los resultados como los números subyacentes mejoraron. El Barça obtuvo 2.75 puntos por partido en sus próximos 16 partidos, una secuencia de resultados que se metió en la carrera por el título
  • El tramo final en el que tuvo problemas en mantener el ritmo del tramo anterior y sacó mucho menos provecho de las fases de transición para crear ocasiones de buena calidad. Obtuvo solo 1.56 puntos por partido en estos últimos nueve partidos de la campaña y terminó la temporada en el tercer puesto, siete puntos por detrás del Atlético Madrid campeón de La Liga

El gráfico utiliza una media móvil de 10 partidos. Verde = diferencia de goles; morada = diferencia de goles esperados (xG). Fue una temporada de altibajos, pero en suma el Barça tuvo tanto la mejor diferencia de goles como la mejor diferencia de goles esperados (xG) de La Liga. Asimismo, ganó la Copa del Rey. Parece que su nivel ha bajado respecto a los de los otros equipos grandes de Europa, pero a nivel domestico sigue siendo uno de los favoritos para ganar La Liga. O quizás no. El trabajo principal del club este verano ha sido el malabarismo de su masa salarial para poder cumplir con los requisitos del fair play financiero de La Liga y renovar a Lionel Messi, algo que al parecer no ha funcionado. Si realmente comenzará la temporada sin Messi, sin duda será un equipo mucho menos potente. El modelo de possession value de StatsBomb, llamado On-Ball Value (OBV), está a punto de ser lanzado y hemos tenido la oportunidad de ver los números de la temporada pasada. Messi no fue solo el jugador de La Liga que agregó más valor con sus acciones relacionadas al balón sino que entre las cinco grandes ligas europeas, ningún otro jugador agregó más valor que el +0.78 diferencia de goles por cada 90 minutos en el campo que el modelo asignó a Messi. En cuanto a altas, el club ha fichado a Eric García, Memphis Depay y Sergio Agüero a coste cero (al menos en cuanto a la cuota de transferencia). Hay incógnitas sobre el nivel y encaje de todos ellos: García parece débil en el juego aéreo; a sus 33 años, Agüero acumuló números menos impresionantes que su producción habitual en el Manchester City la temporada pasada; y aunque los números hablan de la versatilidad de Depay como delantero, es otro jugador que prefiere el balón al pie más que al espacio. Queda por ver cómo funcionan. El club también ha repatriado el lateral derecho Emerson Royal tras dos temporadas de cesión en el Betis.

Cádiz

El Cádiz realizó una buena temporada en su vuelta a la máxima categoría después de 14 años, finalizando la campaña en la duodécima posición, con 10 puntos de margen respecto a la zona de descenso. El conjunto gaditano defendió más cerca de su propia portería que cualquier otro equipo de la división y atacó de manera directa y rápida con muchos balones largos y centros al área. Ningún portero de La Liga ejecutó pases más largos que los de Jeremías Ledesma, de 61.25 metros en promedio. Rojo = completado; Amarillo = fallido Ese planteamiento sirvió para cumplir de sobra el objetivo de la permanencia pero es probable que el equipo de Álvaro Cervera tenga que mejorar en la 2021-22 para mantenerse otra vez en la élite del fútbol español. Tuvo tanto la tercera peor diferencia de goles como la segunda peor diferencia de goles esperados (xG) de La Liga en la 2020-21. El Cádiz ha apostado por el mercado sudamericano para reforzar su plantilla de cara a la nueva temporada. Ledesma ha firmado de forma permanente después de su cesión del Rosario Central y el club también ha fichado al carrilero paraguayo Santiago Arzamendia del Cerro Porteño y al centrocampista chileno Tomás Alarcón del O’Higgins. Alarcón es seguro con el balón y activo en tareas defensivas, mientras que Arzamendia, titular en la selección de Eduardo Berizzo, es un lateral agresivo en ambos lados del balón, de mucho recorrido y buen golpeo. Realizó casi dos tiros por cada 90 minutos en el campo en la primera parte de la temporada 2021 de la liga paraguaya. De hecho, puede que a veces juegue como extremo por delante de Alfonso Espino. Parece que a sus 35 años, Álvaro Negredo seguirá como la principal arma ofensiva del equipo después de aportar ocho goles y tres asistencias la temporada pasada, aunque el club sigue buscando otra incorporación para la delantera en las últimas semanas del mercado. Un dato un poco arbitrario para terminar: el Cádiz fue el equipo menos ambidiestro de La Liga en la 2020-21, con un 74.56% de sus pases completados con el pie derecho.

La semana pasada analizamos las conducciones en La Liga a nivel de jugadores, resaltando los jugadores más involucrados en el avance del balón mediante esta acción. Esta semana vamos a echar un ojo a este aspecto del juego a nivel de equipos. ¿Hay equipos que confían mucho en las conducciones para llevar el balón hacia adelante, al último tercio o al área? Este gráfico nos aporta una idea bastante clara de los equipos que utilizan mucho las conducciones para mover el balón hacia adelante. El campo está dividido en tercios verticales y cuartos horizontales. La tonalidad indica el porcentaje de las progresiones del balón del tercio inicial a los siguientes (o el siguiente en el caso del tercio medio) realizadas mediante conducciones, en lugar de pases, respeto a la media de la liga en cada zona. Cabe mencionar que en todas las zonas, los pases representan la manera más habitual de avanzar el balón hacia adelante tanto de media como en el caso de equipos específicos. Existen muchos casos interesantes. Hay equipos que no suelen utilizar las conducciones para avanzar el balón como el Alavés, el Eibar o sobre todo el Osasuna, otros que las utilizan mucho en casi todo el campo como el Barcelona o el Huesca y otros que las utilizan en algunas zonas, sean verticales o horizontales, y no en otras como el Betis, el Cádiz, el Getafe o el Sevilla. En suma, el Huesca es el equipo que más a menudo avanza el balón de un tercio hacia adelante con las conducciones pero aún así se destaca su banda izquierda, donde juegan Javi Ontiveros y Javier Galán. Solo dos jugadores de La Liga ha ganado más metros en las conducciones por cada 90 minutos en el campo que Ontiveros (308.98m), mientras que Galán (233.39m por 90) también figura entre los 20 jugadores que más metros han ganado y está cuarto entre los laterales y carrileros. Es fácil ver los equipos que habitualmente salen en corto, como el Barcelona, la Real Sociedad o el Villarreal. Estos equipos buscan generar ventajas para avanzar del tercio defensivo al tercio medio con el balón en los pies, algo que podemos ver claramente en las conducciones de los centrales del Villarreal, Pau Torres y Raúl Albiol. El plot del Getafe tiene una forma particular, con un porcentaje por debajo de la media de conducciones en todas las zonas del campo salvo las dos zonas en el centro del mediocampo, pero una que tiene sentido dado el estilo de juego del equipo. El conjunto de José Bordalás busca avanzar el balón de forma directa y rápida, pero cuando un avance inicial no funciona, jugadores como Mauro Arambarri toman la iniciativa para progresar el balón de otra manera: las conducciones. Es revelador comparar el gráfico de esta temporada con el de la 2019-20. Hay equipos que muestra patrones recurrentes, como el Barcelona o la Real Sociedad, pero también muchos con formas muy diferentes, como el Villarreal, el Real Valladolid o el Osasuna. En la 2020-21, el Osasuna es el equipo que menos utiliza las conducciones para avanzar el balón, pero en la 2019-20, estuvo mucho más cerca de la media de la liga en la mayoría de las zonas e incluso superó la media por la banda izquierda, propiedad de Pervis Estupiñán, ahora del Villarreal. El Sevilla es un caso similar. Jesús Navas sigue siendo un jugador que conduce mucho por la banda derecha, pero la manera de avanzar balón por la banda izquierda ha cambiado con la salida de Sergio Reguilón. En la 2019-20, Navas y Reguilón fueron los primeros dos en el ranking de metros ganados mediante conducciones entre los laterales y carrileros. Marcos Acuña, el reemplazo de Reguilón, es más combinativo y menos de carreras largas. Para terminar, volveremos a la temporada actual y enfocarnos en las zonas de ataque, donde otra vez sobresalen el Huesca y el Osasuna. Respectivamente, son los equipos que más y menos veces en base porcentual progresa el balón al área de penalti mediante conducciones. El Granada estuvo muy cerca de la media en todas las zonas del gráfico sobre el avance del balón del tercio defensivo al tercio medio y de allí al último tercio, pero es un equipo que utiliza mucho las conducciones para progresar el balón al área. Antonio Puertas, Darwin Machís y Luis Suárez son los jugadores más activos en estas acciones. El caso del Alavés es muy parecido, mientras que el Valencia parece ser el ejemplo opuesto, un equipo que utiliza mucho las conducciones en el avance del balón hacia adelante pero no para incursionar en el área.

Las conducciones son una parte importante y quizás infra-analizada del fútbol, entonces vamos a echar un ojo a este aspecto del juego a través de una serie de dos artículos sobre las conducciones en La Liga española. La semana que viene las abarcaremos a nivel de equipos, pero esta vez nuestro enfoque será las conducciones a nivel de jugadores. Como promedio, hay un poco más de 300 conducciones hacia adelante en un partido de La Liga española, con una media longitud de 9.40 metros. Es decir, en un partido promedio, las conducciones llevan el balón unos 2,800 metros hacia adelante. ¿Como se distribuyen estos metros entre las distintas posiciones? Este Violin Plot muestra la distribución de los metros avanzados mediante conducciones por posición, utilizando los datos de esta temporada y de la 2019-20. Cada plot visualiza la distribución y el rango de valores para la posición en cuestión. Los puntos negros marcan la media de cada una. Como es de esperar, los porteros son los jugadores que menos avanzan el balón mediante conducciones, seguidos por los delanteros. Las medias de los centrales, los laterales/carrileros y los centrocampistas son casi iguales, aunque el rango de valores es más amplio en el caso de los centrales y los centrocampistas. Los extremos/mediapuntas son los futbolistas que ganan más metros mediante conducciones. A nivel individual, hemos encontrado otro dato en el que Lionel Messi es el líder de La Liga, porque esta temporada ha sido el futbolista que ha avanzado el balón más metros mediante conducciones por cada 90 minutos en el campo: 364.19m por 90. Aquí, una lista de los que han llevado el balón más metros hacia adelante en las otras posiciones:

  • Portero: David Soria, Getafe: 97.60m por 90
  • Central: Pau Torres: 289.36m por 90
  • Lateral/Carrilero: Yannick Carrasco, Atlético Madrid: 257.52m por 90
  • Centrocampista: Frenkie de Jong, Barcelona: 331.13m por 90
  • Delantero: Iago Aspas, Celta Vigo: 172.66m por 90

La longitud media de una conducción es 9.40 metros, pero existen varios ejemplos de conducciones muchas más largas. La más larga de todas esta temporada ha sido la de Jon Moncayola del Osasuna en un partido contra con el Elche en diciembre, una conducción desde su propio campo casi a la línea de fondo de unos 94 metros, diez veces la media. Aquí están algunas de las otras conducciones más largas de la temporada. ¿Qué jugadores son capaces de utilizar conducciones más largas que la media de la liga para avanzar el balón tanto el último tercio como el área? Messi sobresale como el jugador que más veces hace llegar el balón el último tercio mediante estas conducciones, mientras que su compañero de equipo Ousmane Dembéle es el que más veces llega al área. Existen varias agrupaciones: los que principalmente atacan él area como Iago Aspas o Iñaki Williams; los que, más que nada, avanzan el balón del tercio medio como Iker Muniain, Pablo Hervías o Sergio Canales; y los que hacen ambas tareas como Messi, Dembéle, Vinícius Júnior, Yannick Carrasco o Samuel Chukwueze. Entre todos los jugadores de La Liga, Vinícius Junior, del Real Madrid, es el que más a menudo en base porcentual utiliza conducciones (en lugar de pases) para avanzar el balón hacia adelante en campo contrario. Un 67.84% de los metros que ha ganado en campo contrario esta temporada han sido ganados mediante conducciones. Otro gráfico: conducciones de 10 metros o más que acaban en tiros o asistencias y/o pases claves. Dos casos interesantes. Primero, el de Javi Ontiveros. Ha hecho casi dos veces más tiros tras estas conducciones que cualquier otro jugador de La Liga. Como hemos comentado antes, él extremo del Huesca es un jugador intensamente positivo. Es implacable en el avance del balón y también realiza muchos tiros, aunque muchos de ellos se realizan desde localizaciones que tienen menor probabilidad de gol. Segundo, el de Jorge de Frutos. El extremo de Levante consigue avanzar el balón a los metros finales del campo antes de dar asistencias y/o pases claves más a menudo que cualquier otro jugador de la división.

En los últimos años, la presión alta se ha convertido en un recurso utilizado tanto por clubes grandes como pequeños. Por ello, los entrenadores han tenido que buscar soluciones para contrarrestarla. En este artículo, vamos a analizar la reacción de los equipos de La Liga ante la presión alta y agresiva del Getafe.   El 17 de marzo en nuestro evento online StatsBomb Evolve presentaremos el nuevo salto adelante en los datos avanzados de fútbol con StatsBomb 360. En el periodo previo al evento, vamos a publicar una serie de artículos en los que explicamos la utilidad de algunos de los datos y métricas actualmente disponibles de StatsBomb, los más precisos y detallados de la industria. En esta ocasión, vamos a hablar de nuestros datos exclusivos de presión. StatsBomb es el único proveedor de datos que recoge acciones de presión a nivel de tanto jugadores como equipos, permitiendo un análisis más profundo de este aspecto del juego que va más allá de los duelos individuales. Con estos datos podemos ver las zonas del campo en las que los equipos realizan presión, tanto en un partido concreto…   …como en el transcurso de una temporada.   A nivel colectivo esto nos permite tener una visión más realista y completa de los mecanismos tácticos que los equipos usan en fase defensiva, en qué zonas comienzan a ejercer presión, hacia qué lado dirigen a los rivales, dónde son más fuertes, con qué frecuencia presionan en determinadas zonas del campo y muchos más aspectos clave defensivos. Asimismo, podemos ver cómo los equipos se desenvuelven ante presión rival. Para cada acción relevante (pases, conducciones, tiros…) tenemos una variable llamada under_pressure que registra si la acción fue realizada bajo presión. Así, podemos filtrar nuestras búsquedas para que sólo aparezcan las acciones realizadas bajo presión del rival. Vamos a analizar la reacción de los equipos en la pasada temporada de La Liga ante la presión en campo contrario del Getafe. Los azulones han sido menos activos y por ello menos efectivos esta temporada, pero en la 2019-20 el equipo de José Bordalás fue el equipo que realizó la presión más agresiva y adelantada de todas las grandes ligas de Europa. Algunos equipos simplemente no tuvieron respuesta, el Alavés, por ejemplo. En el partido de julio de 2020, el equipo vasco no fue capaz de encontrar una manera fiable de mover el balón a campo rival. Sufrió un bajón notable respecto a su media de la temporada tanto en porcentaje de pases completados como en el porcentaje de pases completados bajo presión. No completó ninguno de los tres regates que intentó. (Rojo = acción completada; amarillo = acción fallida). El Alavés sólo realizó tres tiros en el transcurso de los 90 minutos con una suma de 0.19 goles esperados (xG). Dos de ellos provinieron de acciones a balón parado. El Barcelona tuvo más éxito en romper la presión alta del Getafe, particularmente en el partido en el Coliseum Alfonso Pérez, en el que apostó por un juego más directo, con más balones largos de los que habitualmente realizan. Doce veces consiguió llegar a territorio rival desde acciones realizadas bajo presión en campo propio*. * Para este propósito, hemos definido estas entradas en territorio rival como las acciones que tienen su punto de origen en campo propio con el poseedor de balón bajo presión y su punto final al menos 10 metros dentro del campo contrario. El Barça generó tres de sus tiros en las tres acciones posteriores a un pase bajo presión en campo propio, incluyendo su primer gol de encuentro, marcado por Luis Suárez después de un pase largo del portero Marc-André ter Stegen. El Sevilla también pareció tener un plan adecuado para contrarrestar la presión alta de los azulones. El equipo de Julen Lopetegui ganó ambos encuentros, por 3-0 y 2-0 respectivamente, y registró en esos partidos los porcentajes más altos de acciones bajo presión que llegaron directamente a territorio rival. En el partido de casa, sacó mucho provecho de los regates para ganar metros en el campo y crear líneas de pase, un recurso que el Real Madrid y la Real Sociedad también utilizaron con éxito en sus respectivos encuentros contra el Getafe. El Madrid combinó los regates con muchos pases de primer toque. Realizó así un 20% de sus pases bajo presión. Otros datos interesantes:

  • El Real Betis, el Celta Vigo y el Valencia fueron los tres equipos que registraron los porcentajes más altos de pases al primer toque, principalmente con éxito en el caso del Betis y el Valencia, pero no en el caso del Celta Vigo, que completó menos de un 45% de sus pases bajo presión en el partido de julio 2020, la segunda peor cifra entre todos los equipos.
  • El Granada fue el único equipo que registró una media de más de dos segundos entre el control del balón y el pase posterior.
  • El Athletic Club fue el equipo con la media longitud de pase más larga y también uno de dos equipos, junto al Alavés, que bajo presión realizaron más pases altos que medios y rasos.

¿Hay una clave universal para contrarrestar la presión alta del Getafe? La realidad es que en este caso no existe mucha correlación entre las variables que se puede analizar, como la dirección, la altura (otro dato exclusivo de StatsBomb) o la longitud de los pases, la longitud o la frecuencia de las conducciones, la cantidad de regates o el tiempo medio entre el control del balón y el pase posterior, y medidas de éxito como el porcentaje de acciones completadas bajo presión, la cantidad de llegadas a territorio rival o de acciones que preceden tiros. El Getafe perdió todos los partidos contra los cinco mejores equipos de la clasificación: el Real Madrid, el Barcelona, el Atlético Madrid, el Sevilla y el Villarreal. Marco sólo dos goles y encajó 20. Sin embargo, no existieron muchas similitudes entre las soluciones que propusieron estos equipos. Esto parece confirmar que la mayoría de los entrenadores preparan su plan de juego mayormente en función de las capacidades de sus jugadores que en función del éxito que otros equipos han tenido o no con los planteamientos. Este ha sido un ejemplo del tipo de análisis que se puede hacer únicamente con los datos de StatsBomb. Únete a nosotros el 17 de marzo para conocer el próximo avance de los datos en fútbol: StatsBomb Evolve.

El Sevilla superó las expectativas en la 2019-20 en su primera temporada con Julen Lopetegui en el banquillo, ganando la Liga de Europa y terminando la campaña de liga en cuarto lugar, igualado en puntos con el tercero, el Atlético Madrid.   Había muchas dudas alrededor de la figura de Lopetegui antes del comienzo de la temporada y no fue universalmente popular la decisión de elegirle como el nuevo entrenador del equipo, pero al final se convirtió en todo un acierto por parte del director deportivo Monchi, de vuelta en el Sevilla tras su paso menos exitoso por el Roma. El técnico guipuzcoano creó un equipo sólido y bien estructurado que en términos de tanto goles como goles esperados (xG) combinó el quinto mejor ataque de la división con la tercera mejor defensa para la cuarta mejor diferencia de goles. La cohesión que consiguió fue más impresionante aún dada la cantidad de movimientos en el mercado de fichajes previo al inicio de la temporada. Pareció que Monchi no le gustó para nada el trabajo de sus predecesores porque empezó una revolución total del grupo, con 13 llegadas y una cantidad similar de salidas. Solo un 38.32% de los minutos en la 2019-20 fueron disputados por jugadores de la plantilla de la temporada anterior, el menor porcentaje de toda La Liga. La base de la solidez defensiva del equipo fue la combinación de Diego Carlos y Jules Kounde en el centro de la zaga con Fernando como un seguro de vida por delante de ellos. Todos fueron nuevos fichajes y todos hicieron su trabajo de manera perfecta. Los dos centrales se mostraron cómodos defendiendo tanto en campo abierto como en su propio área. Eso era un requisito porque al nivel colectivo variaba mucho la altura de la línea defensiva, entre momentos de presión alta y otros de una presión concentrada en campo propio. El Sevilla recibió una cantidad de tiros por debajo de la media, mientras que solo el Atlético Madrid concedió tiros de una menor calidad media. Sus rivales tuvieron problemas en crear buenas ocasiones dentro del área. En el otro extremo del campo, el Sevilla acumuló una buena cantidad de tiros (12.50), pero la calidad media de esos tiros fue por debajo de la media de la división. Fue un ataque suficientemente bien dada su solidez de la defensa pero aún existe espacio para mejoras en la nueva temporada. El equipo realizó una cantidad respetable de tiros en fases de transición, con los dos laterales Jesús Navas y Sergio Reguilón primordiales en el avance del balón a través de sus conducciones largas y rápidas desde campo propio. Ambos figuraron entre los laterales que más metros ganaron en las conducciones por cada 90 minutos en el campo. Lucas Ocampos también contribuyó mucho en este aspecto, como en todos los aspectos del ataque sevillista. Sin embargo, en situaciones más estáticas, el Sevilla tuvo problemas en generar ocasiones claras. Ensanchó bien el campo y creó superioridades en las bandas a través de combinaciones entre los laterales, los extremos y los interiores en su 4-3-3 habitual, pero confiaron demasiado en los centros como manera de crear ocasiones. Solo el Getafe creó una mayor proporción de sus tiros así, mientras que ningún equipo utilizó los centros para intentar entrar en el área con más frecuencia que el Sevilla. En general, los centros representan una manera ineficiente de crear ocasiones de buena calidad. Con las llegadas en enero de Suso y Youssef En-Nesyri, el equipo disponía de un par de jugadores capaces de aportar cosas diferentes al ataque pero el planteamiento no cambió mucho. Puede ser que haya alteraciones más evidentes en la 2020-21. Parece que este va a ser un mercado más tranquilo que el habitual en el Sevilla pero eso no quiere decir que no haya habido movimientos ni que no habrá más llegadas antes del fin de mercado en octubre. El club ha sufrido una baja sensible con la marcha de Éver Banega, la piedra angular del medio campo durante mucho tiempo y en la conversación para ser, más allá de los del Barcelona y el Real Madrid, el mejor centrocampista de La Liga en los últimos años. La temporada pasada, avanzó al balón al último tercio más a menudo que cualquier compañero y también lideró al equipo en asistencias tanto reales como esperadas por cada 90 minutos. El Sevilla ya tiene un reemplazo en Óliver Torres, aunque parece que le falta la capacidad de combinar tan bien la creatividad y eficiencia que hace de Banega uno de los mejores en su posición. Monchi también ha recurrido al mercado para traer dos centrocampistas nuevos: Ivan Rakitić y Óscar Rodríguez. Rakitic es bien conocido en Nervión y aunque no será el mismo centrocampista todoterreno de su primer paso por club, aportará mucha calidad e inteligencia. Rodríguez llega después de una buena temporada en el Leganés como cedido del Real Madrid. Se perfila como un jugador que toma riesgos en busca de profundidad en vez de uno capaz de controlar el ritmo del equipo, pero eso podría cambiar en un contexto diferente. Sin embargo, el Sevilla tal vez no debería esperar que se repita el ritmo de goles desde situaciones a balón parado que consiguió en la 2019-20. Youssef Bounou ha llegada de manera permanente después de sus buenas actuaciones bajo palos en la Liga de Europa y podría desplazar a Tomáš Vaclík como portero titular en Liga. Los datos de los porteros son susceptibles de cierta varianza, pero Bounou estuvo entre los mejores de La Liga en el Girona en la 2018-19 y también pareció rendir a un nivel por encima del de Vaclík en la 2019-20. Existen algunas tareas pendientes. Navas jugó más minutos (3658) que cualquier compañero la temporada pasada y parecía incombustible a pesar de sus 34 años de edad. Queda por ver si es capaz de sostener otra vez una carga de minutos tan alta. Después de una cesión prometedora en el Mallorca, ¿puede el canterano Alejandro Pozo entrar en la rotación allí en la 2020-21? ¿Si no, el Sevilla entrará en el mercado? En el otro lateral, el club quiere seguir contando con Reguilón después de un año impresionante como cedido del Real Madrid, pero su continuidad no es nada fácil. Si no llega, el Sevilla buscará otro jugador con características similares. Marcos Acuña del Sporting de Portugal ha sido mencionado como opción. No obstante, la plantilla está más o menos completa y el Sevilla parece bien situado para repetir su clasificación entre los cuatro mejores de La Liga. No será fácil, pues el Villarreal y la Real Sociedad ya tenían niveles muy similares al Sevilla la temporada pasada, pero con un modelo de juego que incluso con algunas limitaciones en ataque ya ha producido buenos resultados, el equipo de Lopetegui tiene una ligera ventaja en esa lucha de cara a la nueva temporada.